Científicos descubren un extraño organismo que se alimenta exclusivamente de virus

Un aliado que definitivamente se convertirá en uno de los organismos más estudiados, es un tipo de plancton que se puede localizar en estanques de agua dulce y tiene una peculiar alimentación.

Este organismo se alimenta de un clorovirus, convirtiéndose así, en el primer organismo «virovoro», es decir, que se alimenta exclusivamente de virus, de acuerdo a lo descrito por un grupo de investigadores.

El reciente estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), menciona que Halteria, un tipo de plancton ciliado con forma de globo y cilios parecidos a unos pelos que suele hallarse en estanques de agua dulce y los virus son parte fundamental de su cadena alimenticia.

De acuerdo a lo reportado por los investigadores de la Universidad de Nebraska-Lincoln (EE. UU.), Halteria selecciona a los clorovirus como parte de su cadena alimentaria, debido a que estos últimos le proporcionan nutrientes, un aumento de su tamaño y un crecimiento de su población.

Los clorovirus, también conocido como Chlorella, es un género de virus gigantes de ADN de doble cadena, en la familia Phycodnaviridae y son organismos que infecta a las algas verdes. Este género se encuentra globalmente en ambientes de agua dulce donde las algas microscópicas sirven como huéspedes naturales.

«El plancton, como los ciliados, puede reducir la abundancia de viriones en el agua, pero hasta el momento se desconoce si el consumo de virus se traduce en consecuencias demográficas para los herbívoros», advierten los investigadores.

En la actualidad, al momento de hablar de virus, las personas solamente podemos pensar en ellos como patógenos, responsables de importantes enfermedades o pandemias, como el caso de SARS-CoV-2.

Como parte de la investigación, los científicos observaron en sus experimentos que, en apenas 48 horas, el plancton crecía hasta 15 veces más, mientras que los niveles de clorovirus se redujeron hasta 100 veces.

De igual forma, utilizaron una técnica para pintar con color verde fluorescente el ADN del clorovirus, comprobando la hipótesis de los científicos, al observar que las vacuolas de Halteria (equivalente a nuestros estómagos), brillaban con el mismo color del ADN de los virus.

Obteniendo estos resultados, los científicos pudieron comprobar que una dieta de virus era suficiente para alimentar a Halteria y beneficiar su crecimiento fisiológico.

Efectos colaterales.

«Si multiplicamos un cálculo aproximado de cuántos virus hay, cuántos ciliados hay y cuánta agua hay, el resultado es una enorme cantidad de energía que asciende por la cadena alimentaria», expresó el principal autor de la publicación, John DeLong.

Una de las mayores preocupaciones de los científicos, es saber si la ingesta de estos cloorovirus repercute de cierta forma como fuente de infección o nutrición. Es por esto que, como segunda parte de la investigación, ahora se tendrá que estudiar los efectos colaterales que tiene en la naturaleza el consumo generalizado de clorovirus por parte de los Halteria.

Al igual que, conocer el comportamiento de otros «virovoros», que seguramente existen en la naturaleza y la forma en que, pueden o no, afectar la red alimentaria, así como la resistencia de las poblaciones.

Artículo publicado en: Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)

Comparte ciencia, comparte conocimiento.