El agua lunar esconde un secreto sobre su origen, científicos descubren que proviene del Sol

Uno de los primeros enigmas de la humanidad era saber cómo se había formado la Tierra y todo lo que en ella habita.

Interesantes teorías han surgido a partir de estos planteamientos, uno de ellos es el origen del agua en el planeta azul, apuntando que, este líquido vital ingresó a la Tierra a través de los asteroides, cometas (cuerpo celeste constituido por polvo, rocas y partículas de hielo) o polvo interplanetario.

Estos mismos planteamientos han sido extrapolados a los demás planetas que conforman el sistema solar, en específico a Marte (objeto de estudio de diferentes agencias espaciales) y el satélite de la Tierra; la Luna.

Nuevas investigaciones apuntan que el agua contenida en la superficie lunar podría tener su origen en el Sol.

Como parte de los antecedentes, un estudio publicado en la revista Nature Geocience, durante la medición de luz solar reflejada desde la superficie de la luna, encontraron absorciones en longitudes de onda distintivas del agua (H2O) y la molécula relacionada hidroxilo (OH).

A través del análisis del polvo recuperado de la Luna, un equipo de investigadores de China, dirigido por los geoquímicos Yuchen Xu y Heng-Ci Tian de la Academia de Ciencias de China ha encontrado química en los granos recuperados por la misión Chang’e-5 que respalda aún más una fuente solar de agua lunar.

Una de las teorías de la investigación es que la suciedad lunar de las misiones Apolo ha planteado previamente la gran posibilidad de que el viento solar sea responsable de al menos algunos de los ingredientes del agua de la Luna.

Como parte de la investigación, el equipo de científicos estudió la formación de 17 granos: 7 de olivino, 1 de piroxeno, 4 de plagioclasa y 5 de vidrio y, mediante espectroscopia Raman y espectroscopía de rayos X de energía dispersiva, estudiaron la composición química de los bordes de estas partículas.

La gran mayoría de los granos presentaron una concentración muy alta de hidrógeno, reportando 1.116 a 2.516 partes por millón (ppm) y proporciones de isótopos de deuterio/hidrógeno muy bajas.

De acuerdo a lo que se conoce, estas porciones en la composición de los granos, coinciden con las proporciones de estos elementos que se encuentran en el viento solar, lo que hace pensar a los investigadores que, el agua hallada en la Luna, es proveniente del Sol.

Con la finalidad de reducir el margen de error, los investigadores realizaron experimentos de calentamiento en algunos de sus granos, para determinar si el hidrógeno podía conservarse en los minerales del satélite, demostrando que, las partículas lunares pueden albergar el hidrógeno.
Sin embargo, la temperatura juega un papel fundamental en la implantación, migración y desgasificación de hidrógeno en la Luna.

«Los suelos lunares polares podrían contener más agua que las muestras de Chang’e-5», dice el cosmoquímico Yangting Lin de la Academia de Ciencias de China.

Los resultados obtenidos han hecho surgir interesantes teorías que también se adaptan y explican la presencia del agua en la Tierra.

Para más información consulta: PNAS

Comparte ciencia, comparte conocimiento.