Cómo saber si el pescado está en mal estado: 5 trucos infalibles para evitar una intoxicación alimentaria

El pescado forma parte de la dieta de millones de personas, se reconoce por ser un alimento muy saludable con gran cantidad de nutrientes, delicioso y muy variable, pues se puede emplear de diversas formas para realizar un sinfín de platillos.

Al igual que sucede con cualquier tipo de alimento, es indispensable asegurarse de que el pescado que va a adquirir en el supermercado o que cocinará está en buen estado y, por lo tanto, es seguro para consumirse. Esto evitará que corra el riesgo de contraer una enfermedad transmitida por los alimentos, también conocida como intoxicación alimentaria.

Por ello, en esta nota te contaremos cuáles son las características infalibles que debes de tomar en cuenta para saber si los pescados están en buen estado y son seguros para consumirse, así como la razón por la cual estos se echan a perder. Veamos todos los detalles a continuación, ¡siga leyendo!

¿Qué le pasa al pescado cuando está en mal estado y por qué no es seguro consumirlo así?

Cuando el pescado pasa mucho tiempo en condiciones inadecuadas de almacenamiento, como temperaturas elevadas, algunos microorganismos, especialmente bacterias que pueden ser peligrosas para la salud humana, encuentran las condiciones adecuadas para su rápida reproducción y crecimiento.

La presencia de estas bacterias suele provocar cambios desagradables en el olor, sabor y textura de los alimentos, lo que nos indica que ya no son seguros para su consumo, pues se corre el riesgo de adquirir una infección con dichos microorganismos.

Cómo saber si el pescado está en buen estado

Si va a adquirir pescado en el supermercado o acaba de sacar el que se encontraba en el refrigerador para cocinarlo, asegúrese de que cuente con las siguientes características recomendadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA):

  • Olor: El olor que emana del pescado es un indicio infalible de que el alimento está en buen estado. La FDA nos indica que cuando el pescado no está echado a perder, este debe tener un olor fresco y suave, en cambio, si desprende un olor muy desagradable, fuerte y amargo, como a amoníaco, lo mejor es prescindir de él.
  • Ojos: La FDA específica que siempre que vaya a adquirir o cocer pescado crudo entero, debe fijarse en los ojos, estos deben ser claros y brillantes.
  • Textura: Otra señal muy clara para saber cuál es el estado del pescado es la textura, para el pescado que está entero, este es seguro para su consumo cuando presenta una carne firme y branquias (conocidas como agallas) rojas sin olor. Por otra parte, los filetes deben tener carne firme y líneas rojas de sangre, o carne roja si es atún fresco.
  • Al tacto: Según nos indica la FDA, al tacto, es decir, cuando usted presiona el pescado, este debe saltar hacía atrás, como indicio de que la carne se encuentra en buen estado.
  • Color: Se específica que el color de un pescado se ve afectado por varios factores, como la dieta, el medio ambiente, el tratamiento, entre otros, por lo tanto, el color por sí solo no es un indicador de frescura. No obstante, en el caso de los filetes, si estos muestran decoloración, oscurecimiento o secado alrededor de los bordes, es muy probable que el alimento no sea seguro para su consumo.

Por último, se recomienda siempre comprar pescados y mariscos que se encuentren refrigerados o exhibidos en una cama gruesa de hielo fresco.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.