Ratas al rescate de personas

Imagina que después de estar en un sismo o un desastre en un edificio, este cae y quedas atrapado entre los escombros. El tiempo pasa, estás en una situación en donde tu vida está en total peligro, los rescatistas buscan sobrevivientes junto con los caninos rescatistas, pero lamentablemente, estás atrapado en un espacio inaccesible para ellos; además, los perros no pueden encontrarte. De repente, de la nada, sale una rata gigante equipada con un chaleco, micrófono, cámara, linterna y un dispositivo de sonido que diga “Soy una rata de rescate, estoy aquí para ayudarte”. El panorama cambiaría drásticamente para ti, tus probabilidades de sobrevivir cambiarían rápidamente. Este es el objetivo que persigue la Dra Kean.

Fotografía de rata rescatista con equipo, fuente: APOPO

La Dra Donna Kean, científica experta en las ciencias del comportamiento , trabaja en la organización APOPO, la cual se encarga del entrenamiento de animales para salvar a las personas de minas terrestres y de enfermedades infecciosas como la tuberculosis.

Ratas rescatistas

Las ratas seleccionadas por la Dra Kean son llamadas como “ratas gigantes deÁfrica”, cuyo nombre científico es Cricetomys ansorgei,  es un roedor de la familia Nesomyidae.

La Dra eligió a esta especie para el proyecto de rescate de vidas humanas, debido a que su olfato es muy comparable al de los perros, son fáciles de entrenar, tienen una vida activa de rescate de unos 8 años y lo más importante, es que por su tamaño son capaces de ingresar en áreas muy estrechas, entre los escombros donde para los perros rescatistas es imposible entrar.

Entrenamiento y éxito

El entrenamiento de las ratas se dividió en dos fases, en la primera fase, las ratas fueron entrenadas para ir hacia algún lugar y volver al punto de inicio. En la segunda fase las ratas fueron adiestradas para arrojar una pequeña pelota, que contiene en su interior un chip de localización. La intención es que la rata rescatista salga en búsqueda de las personas atrapadas, llegué y tire la pelota cerca, después, con la ayuda de un silbato, las ratas regresen al punto de partida. El resto del trabajo lo hará el equipo de rescate.

La tasa de éxito es buena, las ratas solo han necesitado 10 sesiones para dominar la primera parte del entrenamiento y 14 para la segunda fase. La Dra reportó que ya hay 6 ratas que dominan todo el protocolo y 10 que dominan la primera fase.

Rango de cobertura

De acuerdo con los resultados experimentales, se estimo que el rango de alcance de las ratas va de 10 a 20 metros, con alcance máximo de 30 metros. Al emplear a varias ratas rescatistas el rango de cobertura será bastante bueno.

Este es el proyecto innovador que se está realizando en la organización APOPO, otro de los objetivos es concientizar a las personas que las ratas también son de utilidad para salvar vidas y no considerarles como un motivo de miedo.

La investigación fue publicada en la revista Science.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.