Cómo eliminar el óxido de los candados: trucos para dejarlos como nuevos

Elimina el óxido.

El óxido en los candados puede ser algo bastante común, ya sea porqué los has tenido desde hace mucho tiempo o porqué se mojan con el agua de la lluvia, pero es un problema que se debe solucionar, pues el mismo óxido puede afectar su funcionalidad. Ya no tendrás que recurrir a sustancias químicas que prometen eliminar el problema pero que pueden resultar riesgosas, ya que por suerte existen algunos trucos que solucionarán el problema de manera sencilla y además con ingredientes caseros. A continuación, cómo eliminar el óxido del candado.

Limón y sal

En el primer truco para conseguir lograr remover el óxido de los candados se necesitará de dos ingredientes caseros que seguramente tienes en el hogar. Puede parecer sorprendente pero el limón y la sal pueden ser de gran ayuda para cumplir con el objetivo. Para utilizarlos solamente tendrás que crear una mezcla entre estos dos, después aplica por toda la superficie del candado, deberás dejar reposar por unos 3 minutos. Una vez pasado el tiempo deberás de tallar con un cepillo de dientes toda la superficie, verás que poco a poco el óxido se irá desprendiendo. Por último, enjuaga muy bien y seca, el candado lucirá como nuevo.

Bicarbonato de sodio

Otra de las grandes soluciones para desprender el óxido es con ayuda del bicarbonato de sodio, esta sustancia es perfecta para remover todo tipo de manchas y en este caso también lo será para las superficies con óxido. Solamente deberás revolver agua y bicarbonato, aplica por todo el candado, en las áreas donde hay agujeros puedes introducir un cotonete para alcanzar esos rincones inaccesibles. Deberás dejar reposar por cinco minutos y después tallar, el óxido se removerá poco a poco. Por último, enjuaga y seca.

Papas y jabón para platos

Puede parecer extraño, pero una papa y un poco de jabón para platos también será funcional para cumplir con el objetivo. El procedimiento es bastante sencillo, debes de cortar una papa por la mitad y verter un poco de jabón sobre la parte cortada, después deberás de llenar un tazón con agua y jabón para sumergir el candado. Frota la papa por la superficie y deja reposar en el tazón durante unas horas. Después talla, enjuaga y seca. Notarás que el óxido se ha ido. Puedes complementar con alguno de los trucos anteriores para mejores resultados.

Cítricos

Por último, el uso de los cítricos será perfectos como removedores de óxido. Selecciona un cítrico, puede ser limón, naranja, toronja o cualquier otro, después debes partirlo por la mitad. El siguiente paso es untar la mitad de la fruta por todo el candado, de tal manera que no haya rincón que no haya sido mojado por el jugo, deja reposar por unos minutos y talla con un cepillo.

Con los trucos anteriores el óxido en los candados ya no serán un problema. Recuerda que puedes complementar estos trucos entre sí, serán suficiente para cumplir con el objetivo, o bien, antes de realizar cada uno puedes lijar para mejores resultados. Ya podrás olvidarte de esas sustancias químicas corrosivas que pueden ser dañinas.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.