Cómo conservar los tomates por más tiempo: 3 trucos infalibles para evitar que se pudran

Una dieta rica en frutas y verduras es fundamental para consumir los nutrientes que el cuerpo necesita y poder tener una vida más saludable, claro, acompañando estos hábitos alimenticios con una rutina diaria de ejercicio.

A pesar del singular sabor de cada alimento, existen algunas frutas y verduras que no pueden faltar en el hogar, lo que las ha llevado a convertirse en productos esenciales de la canasta básica.

Por lo regular, estos alimentos son altamente consumidos por las familias de todo el mundo, por lo que, el costo puede estar sujeto a la demanda de los comensales, pero, también a las crisis económicas (inflación) en el mercado.

Es por eso que, resulta vital para la población, conservar los alimentos de forma adecuada cuando su precio en el mercado disminuye, esto con el fin de generar un ahorro en pro de la economía de las familias.

Pero, cuando se trata de productos perecederos, el tiempo es el peor enemigo, pues, sabemos que son alimentos de origen vegetal o animal que no han llevado ningún proceso de conservación y rápidamente se descomponen.

Justo eso es lo que pasa con el tomate, fruto estrella que no puede faltar en el hogar para la elaboración de miles de platillos alrededor del mundo.

El tomate​ o jitomate ​ es el fruto de la planta Solanum lycopersicum, el cual tiene importancia culinaria y es utilizado como verdura. A pesar de esta clasificación, en términos botánicos, en realidad se trata de una baya.

El tomate es un alimento rico en minerales tales como calcio, fósforo, potasio y sodio y las vitaminas que contiene son A, B1, B2, y C. A esta baya también se le acuñen propiedades medicinales, entre las que destacan su eficacia como antiséptico, alcalinízate, depurativo, diurético, digestivo, laxante, desinflamatorio y remineralizaste, según de acuerdo a un artículo.

A la hora de decidir por un producto versátil y nutritivo, definitivamente, los tomates son la mejor opción y te diremos la manera correcta de almacenarlos para ayudar a prolongar su tiempo de vida útil y evites el desperdicio de alimento.

¿Cómo conservar por más tiempo el tomate?

Lavado y secado

Una vez que compraste tus tomates, lo primero que tendrás que hacer es lavar y desinfectar perfectamente. Acto seguido, con ayuda de una franela, seca perfectamente uno por uno.

Esto para evitar el exceso de humedad en la piel que, junto con el agua que contiene la baya, propicia el medio perfecto para la proliferación de hongos y bacterias, de acuerdo a lo explicado por  Claudia Narbona, ingeniera en alimentos y académica de la carrera de Nutrición y Dietética UCEN

Separación

Sabemos que no todo el tomate se encuentra en el mismo término de madurez, por lo que es probable que algunos se encuentre aguados.

Es importante separar este producto y almacenar en un recipiente con tapa hermética y ser los primeros en utilizar, con el fin de evitar el desperdicio.

El tomate que aún se encuentre firme se debe de colocar en un recipiente con un papel absorbente al fondo (ayudará a reducir la humedad) y colocar en la nevera.

Hormona de la maduración

Las células vivas llevan a cabo el proceso de respiración, produciendo un gas llamado etileno, que es una hormona vegetal que se encarga del proceso de la senescencia del fruto. Someter al tomate a una temperatura baja, evitará la maduración y aparición y retardará la proliferación de hongos. Por lo que, es mejor evitar el contacto del tomate con otras frutas que aceleren su proceso de maduración.

Con estos sencillos trucos, podrás disfrutar de tus tomates en perfecto estado durante más tiempo.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.