Cómo limpiar la gamuza sin dañarla: El truco definitivo para que quede suave e impecable

¿Tienes algún artículo de gamuza y no sabes cómo puedes limpiarlo sin dañarlo? Tranquilo, este es un problema habitual, pues la gamuza es uno de los tipos de materiales más delicados con los cuales se debe tener mucho cuidado durante la limpieza; afortunadamente, existen formas de dejar tus artículos de gamuza suaves e impecables. Te contamos todos los detalles a continuación, ¡sigue leyendo!

La gamuza la podemos encontrar en todo tipo de artículos como sofás, sillas, bolsos, chamarras, faldas, zapatos, tenis, mochilas, entre muchos otros. Sea cual sea su procedencia, la mayor problemática que se tiene con este tipo de artículos es durante su limpieza, pues este material es delicado y requiere un cuidado especial.

Este tipo de tela absorbe humedad con gran facilidad, por lo cual, si intentas limpiarla con agua es muy probable que las manchas se expandan y se impregnen fuertemente. De este modo, no se recomienda limpiar la gamuza cuando esté mojada, lo mejor es comenzar por una limpieza en seco. Veamos todos los detalles a continuación.

El truco para limpiar la gamuza sin dañarla

El truco para dejar la gamuza impecable y suave sin dañarla es limpiar en seco siguiendo estos pasos:

  • Toma tu artículo de gamuza que deseas limpiar y con un cepillo para gamuza, un cepillo de dientes de cerdas suaves o cepillo tipo ‘crepe’ (tiene goma en lugar de cerdas) elimina suavemente toda la suciedad que se encuentre sobre la superficie.
  • Asegúrate que tu calzado y la herramienta que ocupes estén completamente secos, inclusive, si no cuentas con un cepillo, puedes utilizar un paño seco, pero no intentes usar agua o jabón.
  • Con la herramienta que desees, haz movimientos rápidos de lado a lado para aflojar la suciedad que esté impregnada.
  • Toma una borrador de gamuza o una goma para borrar lápiz para eliminar las marcas de suciedad que siguen impregnadas en la superficie.
  • Frota con el borrador con presión media (no demasiado fuerte) y haz movimientos de lado a lado sobre las marcas de suciedad.
  • Si después de realizar estos dos pasos, notas que aún hay suciedad impregnada en tu artículo, tendrás que realizar un tratamiento más profundo.
  • Toma un paño que esté completamente seco y limpio y humedece una esquina con limpiador de gamuza, vinagre blanco o alcohol.
  • Con el paño húmedo frota ligeramente de lado a lado sobre los sitios en donde se encuentren las manchas impregnadas. Asegúrate de no empapar el calzado de líquido, recuerda que en este tipo de tela lo mejor es no mantenerlas mojadas.
  • Deja que los sitios se sequen, si notas que las manchas persisten, repite este mismo proceso.
  • En caso de manchas más profundas, como las de sangre, realiza el mismo procedimiento explicado anteriormente, pero humedece la esquina del paño con agua oxigenada.

Recuerda que en el caso de la gamuza, nunca es recomendable lavar su artículos en lavadora o a mano con agua o jabón, pues durante el proceso, el material absorbe el agua y es posible que las manchas se impregnen fuertemente, por lo cual, sigue el tratamiento de cepillo seco, borrador y, de ser necesario, paño con un poco de líquido para limpiar.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.