Tormenta solar abre agujero en la magnetósfera, provocando un fenómeno que iluminó el cielo de rosa

Las auroras boreales son un fenómeno altamente apreciado por las personas, quienes admiran su belleza y vibrantes colores, aprovechado para generar una fuente de ingreso a través del ecoturismo.

Sin embargo, en días anteriores este fenómeno sorprendió a los habitantes de Tromsø, una ciudad al norte de Noruega, al presenciar auroras boreales extrañas.

Recordemos que las auroras boreales son causadas por las tormentas solares y las partículas que interactúan con la capa del campo magnético que cubre a la Tierra, son las responsables de las tonalidades verdes y azules que se pueden apreciar en el cielo.

Sin embargo, el oscuro cielo nocturno se iluminó de asombrantes auroras boreales rosas, debido a una fuerte tormenta solar que generó un agujero en el campo magnético (magnetósfera) de la Tierra.

El pasado tres de noviembre se generó esta grieta en el campo magnético, permitiendo que las partículas (resultado de la tormenta solar) penetraran en la atmosfera del planeta y como resultado, se obtuvo esas tonalidades.

Este extraño fenómeno pudo ser apreciado por un grupo turístico dirigido por Markus Varik, un guía turístico de la aurora boreal de la compañía de turismo de Groenlandia, con sede cerca de Tromsø en Noruega, según lo reportado por Live Science.

«Estas fueron las auroras rosas más fuertes que he visto en más de una década de giras importantes», dijo Varik. «Fue una experiencia humillante».

Markus Varik dijo a Live Science que las auroras boreales aparecieron alrededor de las seis p. m. hora local y tuvieron un tiempo de duración aproximado de dos minutos.

La grieta generada en el campo magnético de la Tierra fue detectada por los científicos poco después de que una tormenta solar menor de clase G-1 se estrellara contra la Tierra el tres de noviembre, de acuerdo al portal Spaceweather.com., quienes también han reportado que, hasta el momento la magnetósfera permanece inestable.

La tormenta tuvo una duración aproximada de 6 horas, permitiendo la entrada de viento solar y según Spaceweather.com, es posible que aun se presenten auroras inusuales.

La grieta también hizo que se apreciaran fuertes auroras boreales verdes. (Crédito de la imagen: Markus Varik/Greenlander).

Las auroras rosas se dan por el golpe de las partículas emitidas por la tormenta solar con moléculas de nitrógeno en el nivel de 100 km y por debajo de la atmósfera.

La NASA explica que, mientras las partículas solares atraviesan la atmósfera, sobrecalientan los gases que en ella se encuentran, para luego brillan intensamente en el cielo nocturno.

Los gases que se encuentran en la atmosfera al ser sobre excitados brillan en diferentes tonalidades, es por eso que, el viento solar que solo llega a rozar la magnetosfera interactúa con los átomos de oxígeno, pronunciando el fenómeno de las auroras boreales en tonalidades verdes y azuladas.

Si no existiera esta capa, seguramente las partículas de las tormentas solares interactuarían con otro tipo de átomos en la atmosfera, dejando ver más tonalidades, sin embargo, los humanos no contaríamos con esta protección ante la radiación solar.

Este tipo de eventos también puede arrojar datos interesantes de la actividad del sol, que resulta fundamental  para la vida en el sistema y por ende del planeta Tierra.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.