5 ejercicios para aumentar las habilidades de concentración

Ejercicios para aumentar la concentración. (Créditos de la imagen: Shutterstock)

Es hora de entrenar tu enfoque, la concentración es fundamental en las actividades que se realizan a diario. El cerebro necesita estar bien enfocado para dar su mejor desempeño ante una tarea. Algunas ocasiones la capacidad de atención parece disminuir, lo que es frustrante al intentar concentrarse cuando simplemente no se puede, provocando problemas en las tareas cotidianas. Afortunadamente existen algunos ejercicios para aumentar la concentración, y puedes verlos a continuación.

La concentración en un esfuerzo mental que se le otorga a lo que se esté haciendo en cierto momento, esto viene de la mano con el tiempo de atención que eres capaz de brindarle a la tarea en la que se está enfocando. Algunas personas pierden esta capacidad a medida que envejecen, por ello es importante estimular al cerebro a practicar estas capacidades.

1. Crea una lista de tareas pendientes

La razón por la que a veces el cerebro se encuentra disperso es porque está pensando en información innecesaria, o bien porque está saturado de información que debe procesar. Indeed recomienda registrar en una lista de tareas todo lo que se está pensando o actividades que se están planeando, permitirá que tu cerebro se despeje y se olvide hasta que sea momento de completarla. Escribir recordatorios de las tareas por realizar, puedes programar alarmas para que te olvides por completo de esa actividad, pero cuando sea el momento hacerla.

2. Ejercita tu cuerpo

Ejercitar el cuerpo es tan importante como ejercitar la mente. El ejercicio será un estimulante para la concentración. Es bien sabido que este tipo de hábitos requieren diciplina y voluntad, no solo ejercitarás el cuerpo, sino también la mente y el enfoque a una acción especifica. Un estudio encontró que los niveles de atención incrementan con el ejercicio, en especial si eres adulto. Empieza ejercitándote 30 minutos al día, saliendo a correr, caminar e inclusive a pasea a tu mascota. Intenta crear una diciplina para que el cerebro se acostumbre a ser activo.

3. Juega con los números

Un juego en el que tengas que contar será ideal si eres amante de los números o de las matemáticas. No tiene que ser complicado. Puedes empezar contando qué cantidad de determinado objeto hay en tu entorno, también puedes contar del 1 al 100 intentando concentrarte solamente en esa secuencia, si te desconcentras comienzas otra vez hasta que lo logres. Luego, intenta de nueva cuenta, pero saltando cada tres unidades para ejercitar la mente poco a poco. Si quieres algo más practico puedes contar el número de palabras de algún texto.  

4. Memoriza patrones

Memorizar patrones va de la mano del razonamiento lógico matemático y la concentración. Empieza con juegos de memoria como adivinar cuáles cartas son iguales o en qué baso está la bolita. Existen sitios web que contiene juegos de patrones, los cuales serán muy útiles para tu concentración. Practica encontrar patrones a tu alrededor, esto hará que estés más enfocada en lo que sucede.

5. Aprende a escuchar

Aprender a escuchar y replicar la información en la cabeza es uno de los retos de la concentración, por ello es fundamental estimular este enfoque en una conversación. Saber escuchar permitirá contribuir y pensar ideas valiosas y significativas. Para poner esto en práctica intenta razonar y analizar el mensaje que el interlocutor está dando, una forma de hacerlo y estar atento a la conversación es asentar la cabeza a cada comentario positivo que la otra persona diga.

Los ejercicios dichos anteriormente pueden estimular la concentración, pero no sustituyen la ayuda de algún especialista. Si se considera pertinente es mejor ir con algún médico de confianza para que determine lo que se ajusta a tu condición.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.