Cómo quitar el musgo de superficies y jardín: 4 trucos infalibles

Mantener en óptimas condiciones la infraestructura del hogar es una tarea ardua que puede implicar altos costos. Pareciera ser que siempre existe algo por reparar, ajustar, acomodar; eso sin mencionar que, en épocas de lluvia, podría parecer que esto se sale de control, dando prioridad a la impermeabilización de techos.

Con la llegada de las lluvias, llega un enemigo silencioso que poco a poco se vuelve precursor de humedad en marquesinas, azoteas, superficies rocosas y jardines.

Estamos hablando del musgo, esas pequeñas manches verdes que suelen aparecer de manera repentina y van ganando territorio rápidamente.

Los musgos, también llamados briofitas, son plantas no vasculares que tienen una alternancia en su ciclo reproductivo. Normalmente lo que se ve de un musgo se denomina como la parte del gametofito y pueden reproducirse mediante gemación o bien, desarrollar la parte de esporofito.

Solemos relacionar a los musgos con el material que es vendido en diciembre para los adornos navideños, así como la implementación en los famosos nacimientos. Sin embargo, estas pequeñas plantas tienen un importante papel ecológico, generando microhábitats y se les puede encontrar principalmente en los bosques.

También se cree que fueron las primeras plantas en colonizar el ambiente terrestre, de acuerdo con el doctor Delgadillo Moya, además, están estrechamente relacionados con las algas.

Los musgos retienen grandes cantidades de agua, incluso, mayor a su tamaño, disminuyen la erosión del suelo y son excelentes para mantener la humedad.

El hecho de que los musgos alberguen tanta  humedad podría representar un serio problema si se dejan crecer en alguna superficie de la casa. Aunque su presencia beneficia los microhábitats que se generan en él, visualmente puede ser desagradable y generar severos problemas en infraestructura.

En el jardín, el musgo puede aparecer principalmente en la corteza de los árboles, pero también se puede ver su presencia entre el césped y los arbustos.

La aparición de estas pequeñas plantas, también puede perturbar la estética de los caminos hecho de adoquines, creciendo entre los elementos individuales de las aceras, cambiando el color de este material por uno verduzco, que rápidamente puede verse invadido.

Es fácil deshacerte del musgo en tabiques, cemento y adoquines pero ten en cuenta que no deben de existir plantas cerca que puedan verse perjudicadas.

  • Una de las formas más fáciles de erradicar el musgo es utilizando lejía. Lo primero que tienes que hacer es mojar las superficies dónde se encuentre el musgo y tallar fuertemente. Enjuaga con un poco de agua y con ayuda de un dispersor rocía toda la zona dónde se encuentre el musgo, incluso pequeños crecimientos, deja actuar durante 24 horas y una vez pasado el tiempo, vuelve a tallar la zona.

Procura enjuagar perfectamente  y dejar secar, verás que gran parte del musgo despareció; puedes realizar este proceso cuantas veces sea necesario y en caso de que sea una zona de difícil acceso, puedes apoyarte para tallar, con un cepillo de dientes.

  • Si la superficie en dónde se necesite quitar el musgo es lo suficientemente lisa, puedes usar una lija de cualquier tamaño de grano (dependiendo de la dureza donde se utilizará) y proceder a lijar perfectamente la zona. Puedes realizar este proceso ante futuras apariciones.
  • Si lo que deseas es erradicar el musgo de una zona en el jardín, tu mejor opción será utilizar una espátula para retirar la mayor cantidad de musgo en sustrato y corteza de árboles.
  • Otra manera para acabar con el musgo es mediante el cambio pH en el suelo. Para esto puedes utilizar algún producto del mercado que contenga calcio y realizar una des acidificación.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.