¡Deja de planchar! Tres trucos definitivos para que la ropa salga sin arrugas de la lavadora

La indumentaria y la ropa han representado, a lo largo de la historia del ser humano, una prenda de importancia cultural que ha permitido que diferentes civilizaciones le den un significado; comunicando, expresando y también, sintiéndose identificados.

La vestimenta ha permitido separar unas culturas de otras o bien, identidades en un aspecto social. Gracias al tipo de ropa que utilizaron los integrantes de algunas civilizaciones, se infiere sobre el contexto de la época y forma de uso.

Aunque, hoy en día no se tengan tan marcados algunos patrones sobre otros, lo cierto es que, la ropa, es más que un pedazo de tela. Es un artículo que le da  identidad a una persona, al igual que, puede ser un distintivo de la pertenencia de alguna tribu urbana.

En algunos sitios, la ropa, sigue siendo motivo de polémica, al entrar en una discrepancia si se debe pedir o no, un  código de vestimenta, adecuado al lugar.

Lo que parecería algo que realizamos de forma cotidiana, en realidad, tiene una importancia social y cultura que durante años ha sido tema de debate. Lo cierto es que, cada persona debería de portar las prendas que lo hagan sentir de una manera cómoda, teniendo en cuenta que, es la marca personal y estilo de cada uno.

El cuidado al lavar, tender y secar nuestra ropa hará que su tiempo de vida sea prolongado, al igual que generar una mejor apariencia estética. De la mano con lo ya mencionado, también, se procura utilizar la ropa con la menor cantidad de arrugas posibles o bien, planchada.

A la hora de llevar a cabo la tarea de planchar la ropa, pueden surgir nuevas controversias. Pues bien, es cierto que, para llevar a cabo esta práctica se tienen que consumir recursos energéticos, generando un impacto negativo con el medio ambiente. Así que, se busca realizar esta acción, con la menor contaminación ambiental posible.

Si tu eres de las personas que les gusta lucir sus prendas sin arrugas, tenemos excelentes alternativas que te permitirán tener este efecto en tu ropa favorita, al mismo tiempo que cuidas el medio ambiente.

  • Una de las opciones más viables es, a la hora de lavar, dividir las prendas por texturas y grosores. Por ejemplo, poner a lavar todas las camisas del mismo tipo de tela en una carga y en otro ciclo, colocar las playeras de algodón (más gruesas y pesadas), de esta manera, la ropa saldrá prácticamente sin arrugas; aplica para todo tipo de prendas.
  • Otra alternativa que, además, te ayudará a optimizar el secado, es implementar el uso de bolas de lana en la secadora. Con esto conseguirás una mayor absorción de humedad y suavizar las fibras de la tela. Estas pelotitas se elaboran con hilos de lana que puedes conseguir en centros comerciales y locales. Además de poder adecuar las esferas al tamaño deseado y reutilizar las veces necesarias.
  • Pero sin duda alguna, una de las mejores técnicas para evitar el planchado de la ropa, es tender las prendas en el momento en que se terminan de lavar, antes de que se seque por completo, procurando estirar a la perfección. Se recomienda utilizar gachos de colgar para facilitar un excelente resultado.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.