Cómo eliminar las manchas de sangre de tu ropa o colchón: 2 trucos infalibles

La gran mayoría de nosotros nos hemos enfrentado a la desagradable situación de que nuestra ropa, o incluso nuestro colchón, se manchen con sangre por diversos motivos. La principal problemática ante esta situación es lo difícil que resulta intentar eliminar el desperfecto al lavar las prendas, pues se impregna a tal grado que simplemente se resiste a salir.

Ante esto, inclusive habrá quienes prefirieron, después de algunos intentos, olvidarse de esta situación desechando la ropa cuya mancha de sangre fue imposible eliminar, pero tranquilo, existen formas de deshacerte de este problema sin tener que decirle adiós a alguna de tus prendas favoritas, ropa de cama o tener que ocultar el defecto de tu colchón.

Esta situación tiene solución, y una muy sencilla, no necesitas frotar incesantemente tus prendas con uno y otro producto hasta encontrar, azarosamente, la mezcla “perfecta”, muchas de las veces esto podría no funcionar y propiciar el deterioro de la tela, lo que simplemente nos dejaría ante otra problemática.

Para poner en práctica este truco infalible solo requieres de peróxido de hidrógeno, no te preocupes, no se trata de un químico para nada difícil de conseguir, se vende comercialmente como agua oxigenada, y es posible que tengas en casa o que la adquieras fácilmente.

Debes de tomar en cuenta que eliminar una mancha de sangre fresca será mucho más sencillo que hacerlo con una mancha seca, por lo cual, ante este tipo de situaciones se recomienda que, en la medida de lo posible, se actúe lo más rápido que puedas para asegurarnos que la mancha no permanecerá por siempre.

Así que no lo olvides, ¡Actúa rápido!

Cómo eliminar una mancha de sangre con agua oxigenada

El agua oxigenada, un quitamanchas que probablemente ya tienes en casa.

Poner en práctica este truco será mucho más fácil de lo que te imaginas, solo debes seguir los siguientes pasos:

  • De ser posible, intenta aislar la superficie manchada con sangre del resto de la prenda.
  • Toma la botella de agua oxigenada y simplemente aplica pequeñas gotas directamente sobre la superficie manchada. La cantidad dependerá del tamaño de la mancha.
  • Frota un poco de ser necesario y deja actuar durante unos 15 minutos.
  • En el caso de una mancha fresca, observarás cómo desaparece.
  • Para las manchas secas, es probable que requieras de un par de aplicaciones más.
  • Una vez que la mancha ha desaparecido, no olvide enjuagar el área con agua fría para eliminar cualquier resto de agua oxigenada.

Un consejo, si tu prenda es una tela delicada, opta por mezclar en partes iguales agua con peróxido de hidrógeno.

Un truco extra

Si no tienes agua oxigenada cerca o simplemente no quieres utilizarla como primera opción, el agua fría puede ser tu aliado.

Aunque normalmente se cree que el agua caliente es adecuada para sacar con facilidad las manchas, en realidad en este caso esto propicia que se impregne más. De esa manera, si reaccionas rápidamente debes lavar tu prenda con jabón y agua fría (mientras más fría mejor) esta última permitirá que la sangre se retire sin mucho esfuerzo.

Ojo, ten cuidado de no esparcir la mancha al resto de la prenda.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.