Científicos han descubierto una planta que podría crecer en la superficie de Marte

A lo largo de la existencia del hombre en la Tierra se ha intentado interpretar las formas de vida y espacio de nuestro planeta, aunque siempre ha sido objeto de estudio el cielo; cuestionando que existe más allá de ese enorme espacio azul.

A partir de la era tecnológica se ha podido hacer viajes al espacio e investigar más sobre los planetas que acompañan a la Tierra en el sistema solar; tal es el caso de nuestro vecino, Marte.

Marte, también conocido como el planeta rojo, por la cantidad de hierro oxidado se encuentra en abundantes cantidades en el suelo, comparte muchas similitudes con nuestro mundo a pesar de que su tamaño es la mitad de la Tierra.

Es uno de los lugares del espacio externo que más ha sido estudiado por la NASA y durante más de una década se ha reunido información para ver si es posible cultivar en Marte.

Lo que antes nos pudo parecer una película de ciencia ficción hoy podría volverse realidad. Claro, uno de los principales problemas sería la producción de alimentos, sobre todo considerando las condiciones climáticas para que las plantas puedan llevar a cabo su proceso fotosintético, lo que hizo cuestionar a los científicos si sería posible omitir este paso en el desarrollo de una planta llevando su desarrollo en la oscuridad.

Pero no solo se trata de la capacidad lumínica que tenga la plata, también de los suelos pobres en nutrientes y altos de óxido de hierro, al igual que la salinidad del agua entre otras características del planeta que dificultan la siembra.

De acuerdo con una investigación publicada recientemente en la revista PLOS ONE un grupo de científicos ha logrado que una planta terrestre sea optima para crecer en el planeta rojo, sirviendo en primera instancia como fertilizante para dar paso a la agricultura marciana.

Para poder llevar a cabo el experimento se ocuparon rocas volcánicas trituradas (simulando el suelo de Marte), donde decidieron plantar la tan conocida Alfalfa (medicago sativa) que es capaz de crecer en suelos deficientes de nutrientes y con poca agua.

Una vez que el suelo se encuentre fertilizado con el polvo de alfalfa se pretende que sirva para plantar nabos, rábanos y lechugas.

Pero como se menciona uno de los problemas a los que se enfrentan los científicos es la desalinización de agua, por lo que optaron en considerar a una bacteria marina fotosintética (Synechococcus sp. PCC 7002), que podría ayudar en este proceso.

A pesar de que se ha logrado con este experimento el crecimiento de las plantas, se ha visto que tienen una deficiencia de nutrientes; pero esta no es la única investigación similar que existe.

De acuerdo con la Administración Espacial Aeronáutica y el Espacio (NASA) los astronautas de Apolo trajeron muestras de la superficie lunar (regolito) y tras pasar 50 años y estar próximos al regreso del hombre a la Luna, se utilizaron las muestras traídas como parte de una investigación con el fin de cultivar plantas.

De acuerdo con Bill Nelson, administrador de la NASA «Esta investigación es fundamental para los objetivos de exploración humana a largo plazo de la NASA, ya que tendremos que utilizar los recursos encontrados en la Luna y Marte para desarrollar fuentes de alimentos para los futuros astronautas que vivan y operen en el espacio profundo ».

Para sorpresa de los investigadores, la planta cultivada, Arabidopsis, que se sabe logra crecer en suelos salinos y con en presencia de metales pesados, creció con éxito.

Una de las preguntas que surgieron a raíz de los exitosos resultados obtenidos en la investigación es: «¿Podría el regolito lunar ayudar a comprender más sobre el regolito de Marte y las plantas que potencialmente crecen en ese material también?»

Sin duda alguna un gran avance y noticia para los astronautas.

Todos los detalles en: PLOS ONE

Comparte ciencia, comparte conocimiento.