Científicos planean resurrección del tigre de Tasmania, un animal extinto desde 1936

Como cuento salido de ciencia ficción, científicos australianos planean revivir al tigre de Tasmania.

El tigre de Tasmania, también conocido como lobo marsupial, lobo de Tasmania o tilacino es una especie extinta. En 1936 el zoológico de Beaumaris propició la muerte del último marsupial carnívoro llamado Benjamín.

El Archivo Nacional de Cine y Sonido de Australia dio a conocer un video del extinto tigre de Tasmania, que fue grabado en 1935.

 

Se localizaba en la isla de Tasmania y se atribuye su deceso a la caza intensiva, puesto que tenía buena remuneración económica.

Su muerte le puso fin a su existencia en la Tierra y después de 50 años sin registrar algún avistamiento de su especie (Thylacinus cynocephalus) que fuera contundente, fue declarado oficialmente extinto ante la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza en el año 1986. Tras pasar casi 100 años desde su desaparición, el tigre de Tasmania podría volver a vivir.

¿Cómo es esto posible?

La Universidad de Melbourne tiene ideado un plan, elaborando un laboratorio de investigación de clase mundial, gracias a un generoso donativo de 5 millones de euros podría lograr el objetivo de dicho laboratorio, que se presume este enfocado en la conservación de marsupiales y desextinción de especies.

El ambicioso programa llevará por nombre Thylacinus Genetic Restoration Research (TIGRR) y será dirigido por el profesor Andrew Pask quien es el encargado del desarrollo de tecnología para hacer posible regresar de la extinción al tilacino.

Andrew Pask considera que este laboratorio será crucial para la conservación de especies amenazadas, así como la generación de nuevo conocimiento de técnicas genéticas.

Con la recuperación de material genético (ADN) antiguo, avances genéticos y reproducción artificial es cómo se planea traer de vuelta al tigre de Tasmania.

«Gracias a esta generosa financiación, estamos en un punto de inflexión en el que podemos desarrollar tecnologías para recuperar una especie de la extinción y ayudar a salvaguardar a otros marsupiales al borde de la desaparición», mencionó el profesor Pask.

Pero el estudio no es reciente, pues en 2017 un grupo de científicos de la misma universidad logró secuenciar fragmentos del genoma de la especie. Para poder llevar a cabo esta técnica se ocuparon los restos de un ejemplar que se tenían en el museo Victoria en Australia.

Con los resultados previos que se conocen a partir de esta secuenciación, el profesor Pask asegura tener un plan completo para la reconstrucción genética y poder eliminar al tigre de Tasmania de la lista de especies extintas.

El laboratorio contará con 3 áreas fundamentales: Comprensión del genoma del tilacino, desarrollo y uso de células madre, con el fin de lograr la formación de un embrión y por último el traspaso de del embrión a un útero sustituto de otro marsupial, considerando al demonio de Dunnart como principal prospecto.

Consideran al tilacino cómo el mejor candidato, ya que su hábitat permanece casi igual y consideran sería buena idea reintroducirlo.

El generoso donativo que podría traer de vuelta al tigre de Tasmania proviene de Wilson Family Trust, quienes confían en la investigación del profesor.

Consulta los detalles en: The University Melbourne.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.