¿Tienes un oído tapado? Entérate de las causas y recomendaciones para solucionar este problema

Foto: Shutterstock

La incómoda y dolorosa sensación de tener el oído tapado se puede deber a varios factores; entérate de las causas más comunes y las recomendaciones.

Si te a pasado que de un momento a otro sientes un oído tapado, lo mejor que puedes hacer es no perder la calma y no introducir objetos extraños dentro de tu oído, puesto que, podría dañar el tímpano o las paredes del canal auditivo.

La causa más común del oído tapado se debe a la oclusión de cerumen, en otras palabras, un exceso de cera en el oído externo que puede afectar a personas de todas las edades. A pesar de que la cera o cerumen es un componente natural de las defensas del cuerpo, puede ocasionar esta incomodidad ya que se llega acumular y endurecer tanto que se forma un tapón de cerumen. Aunque debido a estos factores puede resultar complicado extraer el tapón, no se requiere cirugía.

En lo que respecta a los síntomas, puedes identificar si se trata de una obstrucción de cerumen si tienes la sensación de taponamiento, zumbidos, sensación de tener líquido, dolor, picazón e incluso mareos.

Si te sientes identificado con lo expuesto anteriormente, las probabilidades que se trate de una obstrucción por cerumen son altas. La recomendación básica es no recurrir a remedios caseros debido a que se desconoce el estado del oído externo, medio e interno lo primero que se debe hacer es asistir con un médico general, el se encargará de realizar un examen con otoscopio y determinar si es oclusión de cerumen. En base al estado de tu oído el médico realizará el diagnóstico y la prescripción médica.

Por lo general, el tratamiento consiste en remover el exceso de cera del conducto y recetar medicamentos para la inflamación, dolor y/o infección. Los expertos recomiendan hacer una limpieza profunda por lo menos dos veces al año para evitar este tipo de complicaciones en un futuro. ¿Con qué frecuencia limpias tus oídos?

Ahora bien, existen diversas situaciones que pueden ser el detonante para la sensación de oído tapado, cómo caso típico;

  • Entrar en contacto con el agua, ya sea por un corto o largo período; como después de un baño o de entrar a una piscina.
  • Cambios de la presión; después de bucear o de viajar en un avión.
  • Padecer amigdalitis, gripe, rinitis alérgica o sinusitis.
  • Limpieza con objetos inadecuados

La principal causa se debe a la oclusión de cerumen. Sin embargo, no es la única causa también se puede derivar de otitis (infección del oído medio), tumores relacionados con la nariz, obstrucción en las trompas de Eustaquio, hipertensión arterial o sordera súbita.

Antes que nada, se recomienda consultar con un especialista para descartar posibilidades. Un tratamiento erróneo puede ocasionar inflamación de las paredes, infección del conducto y en casos extremos la pérdida completa de la audición.

En conclusión, aunque el cerumen impactado parece inofensivo y que se puede eliminar con sólo extraerlo. No se recomienda hacerlo por cuenta propia, esto puede salir contraproducente e incluso si es un tapón meterlo aún más. Asimismo, se sugiere evitar remedios caseros dado que no todos los casos están en las mismas circunstancias y provocaría el efecto contrario al que se busca. Lo recomendable es asistir con el médico especialista lo más pronto posible.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.