La nave Starliner se acopla a la Estación Espacial Internacional por primera vez

La nave Starliner de Boeing se ve momentos después de acoplarse al puerto delantero de la Estación Espacial Internacional en el módulo Harmony. Crédito: NASA.

Hoy se ha marcado un punto importante para el futuro de los vuelos triupulados. La nave espacial CST-100 Starliner de Boeing se acopló con éxito, por primera vez al módulo Harmony de la Estación Espacial Internacional (ISS) a las 8:28 pm EDT.

Starliner despegó ayer (19 de mayo) en un cohete Atlas V de United Launch Alliance (ULA) en una prueba de vuelo a la Estación Espacial Internacional. La nave se separó del cohete un poco menos de 15 minutos después del lanzamiento para continuar su recorrido hasta la ISS.

«Estoy muy orgulloso de los equipos de la NASA, Boeing y United Launch Alliance que han trabajado tan duro para ver el Starliner en su camino a la Estación Espacial Internacional», dijo en un comunicado el administrador de la NASA Bill Nelson. «A través de la adversidad, nuestros equipos han seguido innovando en beneficio de nuestra nación y de toda la humanidad. Espero una prueba exitosa de principio a fin de la nave espacial Starliner, que ayudará a permitir misiones con astronautas a bordo».

En este vuelo de prueba, el Starliner transportó unas 500 libras de carga y suministros para la tripulación de la NASA y más de 300 libras de carga de Boeing a la Estación Espacial Internacional. Cuando se la NASA certifique el vuelo de esta nave, podrá llevar hasta cuatro miembros de la tripulación a la estación, lo que permitirá la continua expansión de la tripulación y el aumento de la cantidad de ciencia e investigación que se puede realizar a bordo del laboratorio en órbita.

Según la programación, el Starliner debe abandar la estación espacial el miércoles 25 de mayo, cuando se desacoplará y regresará a la Tierra, con un aterrizaje en el desierto en el oeste de EE. UU. La nave espacial no regresará vacía, a bordo se colocará más de 600 libras de carga, incluidos los tanques reutilizables del Sistema de Recarga de Oxígeno de Nitrógeno que proporcionan aire respirable a los astronautas que están a bordo de la estación. Los tanques serán reacondicionados en la Tierra y nuevamente se envían a la ISS en vuelos futuros.

«Hemos aprendido mucho sobre la capacidad de nuestra nave espacial y la resistencia de nuestro equipo desde el primer lanzamiento del Starliner», dijo Mark Nappi, vicepresidente y director del programa Boeing Commercial Crew Program. «Todavía tenemos muchas pruebas operativas por delante mientras nos preparamos para el encuentro con la estación espacial, pero estamos preparados para demostrar que el sistema en el que hemos trabajado tanto es capaz de llevar astronautas al espacio».

El lanzamiento y la inserción orbital son hitos importantes para el segundo vuelo sin tripulación de la compañía, lo que acerca a la NASA tener a disposición dos sistemas de tripulación independientes que vuelen en misiones hacia y desde la estación espacial. En este caso, lo son SpaceX y Boeing Space.

Anteriormente la NASA ha mencionado que la estación espacial se encuentra abierta a las actividades comerciales, incluidas las misiones de astronautas privados, como parte de su plan para desarrollar una economía sólida y competitiva en la órbita terrestre baja.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.