Un raro fósil de dinosaurio que inspiró las películas «Jurassic Park» se vende por 12.4 millones de dólares

Venden por más de 12 millones de dólares a un fósil que ayudó a inspirar las películas «Jurassic Park. (Imagen: Christie’s).

Un raro fósil de dinosaurio Deinonychus, la especie que inspiró a los Velociraptor de las películas de «Parque Jurásico» (en inglés «Jurassic Park»), acaba de venderse por la sorprendente cifra de más de 12 millones de dólares en una subasta.

El esqueleto apodado como «Héctor», vivió hace más de 100 millones de años. Este 12 de mayo, sus fósiles se vendieron por 12.412.500 de dólares en la subasta en Christie’s. Su precio supera por mucho las expectativas, ya que generara entre $ 4 millones y $ 6 millones.

El espécimen, excavado en Montana en 2013 se encuentra notablemente conservado. Tiene de 3 metros de largo e incluye 126 huesos fosilizados de Deinonychus antirrhopus que datan de hace entre 115 y 108 millones de años, durante el Cretácico, según Christie’s.

El Deinonychus ha ocupado un lugar destacado en la cultura popular, sobre todo en las novelas de 1990 y 1995 Parque Jurásico y El mundo perdido (The Lost World), aunque con el nombre de Velociraptor. Christie’s explica que estas interpretaciones impulsaron la reputación del fósil, aunque no creó una representación totalmente exacta del Velociraptor. Los Velociraptor tenían el tamaño de un pavo y sus restos fósiles se encuentran exclusivamente en Mongolia, mientras que en las películas se basaban en el Deinonychus, considerado como el depredador más grande y agresivo.

Esta no es la primera vez en la que se realiza la venta de fósiles de dinosaurio, algunos han alcanzado precios aún más altos en las subastas. En octubre de 2020, un T. rex llamado Stan de 67 millones de años, se vendió en una subasta por un récord de 31.8 millones de dólares, el mismo mes también se vendió un raro esqueleto de un alosaurio, uno de los dinosaurios más antiguos, por 4.81 millones de dólares.

Las ventas de fósiles de alto perfil han suscitado preocupación entre los paleontólogos. Los museos son cruciales para la preservación de fósiles, ya que emplean a especialistas que saben cómo cuidarlos adecuadamente, además de ponerlos a disposición del público y los investigadores en los próximos años.

Anteriormente los investigadores han mostrado su desacuerdo frente a estas actividades. El vicepresidente sénior de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados (SVP) dijo: «Los especímenes fósiles que se venden a manos privadas se pierden potencialmente para la ciencia».

Para esta ocasión no es excepción, los paleontólogos se mostraron consternados al ver que un comprador anónimo se hacía con un magnífico ejemplar de Deinonychus. Lamentablemente, la persona que haya realizado la millonaria compra no tiene ninguna obligación de compartir su adquisición con la comunidad científica.

«Deinonychus no es una especie fósil común, de ninguna manera. Su tamaño de muestra no se acercan en lo absoluto al de especies grandes y más fáciles de conservar como T. rex (que, para empezar, no es muy grande), por lo que ver que se vende un espécimen tan fino como este es totalmente confuso y exasperante: debería haber sido llevado a un museo, no al mazo del subastador», dijo a Live Science en un correo electrónico Thomas Carr, paleontólogo de vertebrados y profesor asociado de biología en el Carthage College de Wisconsin, que no participó en el fósil ni en la subasta.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.