Descubre microorganismos, quizás aún vivos, de 830 millones de años atrapados en una roca antigua

Microorganismos en inclusiones fluidas primarias individuales en halita de la Formación Browne. (A) Célula de alga parda, vista con luz transmitida; (B) Cocos procarióticos transparentes. Recuperado de Geology.  

Firmas biológicas en rocas antiguas. Recientemente un grupo de investigadores del Departamento de Geología y Geografía de la Universidad de West han publicado en la revista Geology un asombroso hallazgo que ha revelado cuestiones muy interesantes que podrían ayudar a comprender la vida en la Tierra antigua e, inclusive, tener implicaciones muy importantes para la búsqueda de formas de vida extraterrestre.

El artículo publicado lleva por nombre “Microorganismos de 830 millones de años en inclusiones fluidas primarias en halita” y evidencia todo el impresionante hecho que abordaremos aquí. ¡Así es! Los geólogos autores del estudio descubrieron presencia de vida que data de hace 830 millones de años en un mineral sedimentario, por lo cual se corona este hecho como “firmas biológicas en rocas antiguas”.

Es importante aclarar que este no es el primer estudio en el cual se reporta un hecho parecido, anteriormente ya se han descubiertos células procariotas en minerales sedimentarios, sin embargo, el método de muestreo ha sido invasivo y se ha pasado por alto el hecho de comprobar si dichas células encontradas realmente corresponden a la misma edad de la roca antigua.

En ese sentido, los investigadores del reporte aquí descrito se propusieron rebasar estas limitaciones con la finalidad de responder, tal como se indica en el estudio, la constante pregunta entre los geomicrobiólogos «¿Cuáles son las rocas sedimentarias químicas más antiguas que contienen microorganismos procariotas y eucariotas del ambiente deposicional?»

Para demostrar este hecho los investigadores realizaron evaluaciones de muestras de la formación de Browne que corresponde a una porción de roca antigua de la era geológica conocida como neoproterozoico que se encuentra en el centro de Australia. Se ha estimado que esta formación tiene una edad de 830 millones de años, además, expone gran presencia de halita o sal de roca, un mineral sedimentario de cloruro de sodio (NaCl) cuya composición es indicativo de un ambiente marino antiguo en este lugar.

Específicamente el estudio se centró en analizar las inclusiones fluidas primarias de halita neoproterozoica totalmente inalterada, únicamente con métodos ópticos que no fueran invasivos. Estas inclusiones no son más que los fluidos que quedaron atrapados durante la formación del mineral, es decir, la edad de la roca antigua corresponde a la vez a la de los líquidos y los elementos inmersos dentro de ella.

Así, reportan los investigadores que «las inclusiones fluidas primarias en capas de halita de la Formación Browne de Australia central, de 830 millones de años, contienen sólidos y líquidos orgánicos, como se documenta con luz transmitida y petrografía ultravioleta-visible (UV-vis). Estos objetos son consistentes en tamaño, forma y respuesta fluorescente con células de procariotas y eucariotas y con compuestos orgánicos.» Además, con la evidencia de la supervivencia de microorganismos en minerales sedimentarios, se indica igualmente que las células encontradas podrían estar vivas debido a que las inclusiones fluidas pueden servir como microhábitats ante cierto tipo de vida que se pueda adaptar permitiendo una conservación excepcional de la materia orgánica durante largos períodos de tiempo geológico.

Por último, se describe que las inclusiones de fluidos de halita, así como otro tipo de sedimentos químicos, pueden ser un recurso muy importante para explorar y estudiar la vida antigua de agua salada no solo en nuestro planeta sino también en otros, como en Marte, ya que pueden representar un increíble depósito con firmas biológicas.

El reporte completo en el cual se basó esta nota se encuentra: Geology

Comparte ciencia, comparte conocimiento.