Finalmente hemos descubierto el gen maestro para revertir la pérdida auditiva

Recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Northwestern (Chicago, Estados Unidos) publicaron en la revista Nature su asombroso hallazgo de un solo gen maestro que permitirá que la restauración de la audición sea un hecho. «Hemos superado un gran obstáculo» para restaurar la audición», dicen los investigadores a la Universidad de Northwestern.

La sordera es una enfermedad que aqueja a un importante parte de la población, la OMS estima que afecta alrededor de 360 millones de personas en el mundo, las cuales mantendrán esta afección durante toda su vida ya que hasta ahora no es una enfermedad reversible y la terapía se basa en el uso de audífonos y rehabilitación audiológica que les permiten a los pacientes mejorar su audición sin recuperarla por completo.

La mayoría de los casos de sordera es causada por el daño y muerte de las células ciliadas del odio, que no pueden restaurarse por sí solas, debido a factores congénitos, por exposición crónica al ruido, por lesiones craneales, por el uso de antibióticos como aminoglucósidos, entre otros. De esta manera, los investigadores han intentado arduamente recuperar la audición en los pacientes al regenerar a las células ciliadas pérdidas, ya que se sabe que en el oído existen células progenitoras, capaces de generar células especializadas como las ciliadas, pero dichas células se encuentran inactivas.

En este sentido, actualmente es posible regenerar células ciliadas en el laboratorio, pero los científicos se han encontrado con una limitante importante que no les ha permitido avanzar en la investigación y es el hecho de que la regeneración de células ciliadas a partir de células progenitoras del odio no permite la diferenciación a células ciliadas internas o externas y, con ello, la recuperación de la audición no se puede dar.

¿Por qué ocurre este hecho? Pues bien, tal como describe el autor principal del estudio, Jaime García-Añoveros a la Universidad de Northwestern, la audición se produce gracias a un «ballet» entre las células ciliadas internas y externas en el cual es necesario la fina coordinación y una gran precisión para que esta función se lleve a cabo; es imprescindible la participación de ambos tipos celulares para que se produzca la audición.

De manera general, cuando las ondas sonoras llegan a nuestro odio generan presión en la células ciliadas externas las cuales se contraen y expande con la finalidad de amplificar el sonido para las células ciliadas internas que posteriormente conectan estas vibraciones con las neuronas del sistema nervioso para producir el sonido. Bajo este contexto, encontrar una forma de especializar a las células ciliadas a interna o externa es sumamente importante, mucho más en el caso de estas últimas que son las que presenta la mayor afectación y pérdida en la sordera.

Ahora, gracias al estudio aquí descrito se podrá rebasar esta limitación ya que los investigadores encontraron que el gen maestro para tal diferenciación celular, mediante experimentos en modelos biológicos animales, es “TBX2” el cual, al expresarse genera células ciliadas internas, por el contrario, cuando se suprime, induce la formación de células ciliadas externas.

Así, el hallazgo de TBX2 amplia y enriquece el conocimiento necesario para la regeneración de células ciliadas que potencialmente permite estar más cerca de descifrar la receta completa de genes para el cometido final y llevarlo a la realidad, aunque aún se requiere un número importa de estudios.  Finalmente, «podemos descubrir cómo hacer células ciliadas específicamente internas o externas e identificar por qué estas últimas son más propensas a morir y causar sordera», concluye Jaime García-Añoveros para la Universidad de Northwestern.

El reporte completo y detallado lo puedes encontrar en: Nature

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.