Los tres sencillos hábitos que te ayudarán a mejorar tu digestión

La digestión es un proceso que se lleva a cabo, como su nombre lo indica, en el sistema digestivo que incluye la cavidad bucal, glándulas salivales, el esófago, estómago, el intestino delgado y grueso, el ano, el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. Todos estos órganos tienen funciones mecánicas o de liberación de sustancias químicas o enzimas que favorecen el proceso de digestión en nuestro organismo.

De manera general, la digestión tiene como objetivo descomponer los alimentos que consumimos en elementos con el tamaño y composición adecuada para que nuestro organismo pueda ocuparlos; a tales elementos se les denomina nutrientes y son las proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas y minerales que las células ocupan para funciones energéticas, estructurales y reguladoras.

Así, la digestión comienza desde que la comida se mastica mediante la acción mecánica mediada por nuestros dientes y una acción enzimática de la saliva, continua con la absorción de los nutrientes en los intestinos y termina en el ano, en el cual se excretan los desechos que no pueden aprovecharse en nuestro organismo.

Sabiendo esto, ahora sí podemos hablar de ciertos hábitos de la vida que pueden ayudarle a tener una mejor salud digestiva, sobre todo en la última parte de la digestión que implica la compactación y eliminación de los desechos.

Consumir más fibra  

La fibra es un componente esencial de lo que se puede considerar como una “dieta sana”, en realidad es un alimento que nuestro organismo no es capaz de descomponer pero que tiene muchas propiedades que contribuyen de manera importante al proceso de digestión.

En primera instancia, los alimentos compuestos con fibra requieren más tiempo de masticación promoviendo una digestión adecuada desde el principio, asimismo, prolongan la sensación de saciedad en el estómago y, en los intestinos, debido al volumen y a la viscosidad de la fibra, se promueve el movimiento por los músculos de dichos órganos que contribuye al transporte y descomposición de los alimentos.

Además, la fibra ablanda las heces y aumenta su tamaño, lo cual es muy beneficioso para la evacuación de los desechos. Por último, este alimento tiene una modulación muy importante en la composición y función de la microbiota intestinal que contribuyen de manera esencial a la salud de nuestro organismo.  De esta manera, incluir dentro de su dieta alimentos ricos en fibra es muy importante para mantener una digestión adecuada.

Hacer ejercicio

La actividad física y el ejercicio se recomiendan básicamente para prevenir los factores de riesgo de todas las enfermedades y es un componente inherente de lo que denominamos “hábitos saludables”. En este sentido, está comprobado que el ejercicio tiene la capacidad de mejorar la motilidad gastrointestinal que se refiere a los movimientos que presenta el tubo digestivo como una acción mecánica para transportar el alimento y el material de desecho desde la boca hasta el ano, así como contribuir a su descomposición. Por lo cual, realizar actividad física o ejercicio es muy recomendable para mejorar la digestión de su organismo.

Disminuir el estrés

Es bien conocido que el estrés psicológico puede causar disfunción intestinal y, por tanto, alteración en la digestión. Esto se debe a que el estrés mantiene una señalización sobre los propios intestinos, en el Sistema Nervioso Central y en la microbiota intestinal, que son factores importantes e implicados en la modificación de los hábitos digestivos. De esta forma, intentar disminuir el estrés con actividades que ayuden a controlar y manejar esa sensación puede contribuir consistentemente a la mejora en su salud digestiva.

Por último, es importante que tome en cuenta que una ingesta adecuada de agua también es prioridad para mantener una buena digestión, ya que proporciona un medio adecuado para la descomposición de los alimentos y la posterior absorción de los nutrientes. Asimismo, este líquido ayuda a ablandar las heces para prevenir el estreñimiento.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.