La razón del por qué nunca se ha llegado hasta el fondo del mar

¿Alguna vez te has preguntado por qué el humano no ha podido lograr llegar a las profundidades del océano? o quizá en algún momento te ha surgido la duda del por qué se prefiere explorar el universo en lugar del fondo marino. En el siguiente artículo se resolverá cualquier duda que tengas sobre alcanzar la profundidad del mar.

A través del tiempo, el humano no ha sido capaz de adaptarse físicamente para desenvolverse en el fondo del mar, sin contar que ni con su ingenio a podido obtener una manera adecuada y segura para lograr este objetivo. ¿Por qué esta meta no se ha logrado alcanzar? se debe a varios factores físicos del cuerpo humano, dado que la anatomía del hombre está estructurada para vivir cómodamente en un entorno terrestre a causa de su evolución bajo ciertas condiciones (donde depende del oxigeno); solo puede llegar como máximo a 49 metros de profundidad (aproximadamente) en la práctica de buceo.

Ni con el submarino más complejo se lograría esta hazaña fácilmente, sin contar que nuestro planeta carece de materiales capaces de soportar presiones como la que existe en fondo marino. Las condiciones no permiten la exploración del medio. Esto se debe principalmente a la fuerza compresora; los científicos nos explican que la presión de la atmósfera común se puede aguantar con suma facilidad, sin embargo, el solo bajar 10 metros bajo el mar, esta aumentará rápidamente, provocando que la presión se potencie 2 veces a tan solo 10 metros, y al tratar de bajar 50 metros sería un riesgo muy alto para la salud, aunque se cuente con equipo de buceo óptimo.

Este principio sería propuesto por el matemático, científico e inventor Arquímedes. La teoría explica que todo cuerpo sumergido completamente en el agua, experimentará una fuerza de empuje mientras está descendiendo, y entre más descienda, la fuerza de empuje seguirá aumentando hasta provocar una fuerza compresora, la cual puede afectar en gran medida al cuerpo humano, al comprimirlo exponencialmente.

Entre las complicaciones de salud que traería consigo el tratar de soportar presiones abismales, podemos encontrar el síndrome de ‘’descompresión» la cuál es una reacción física que experimenta el cuerpo al tratar de subir de una manera apresurada a la superficie.

Esta consta de una saturación sanguínea que es causada por el exceso de nitrógeno en nuestros tejidos, el subir a la superficie de manera apresurada haría que el gas de nuestros tejidos y pulmones carezca de tiempo para poder expulsarlo, provocando como resultado dolor intenso de cabeza, vértigos esporádicos, hormigueo muscular y agotamiento extremo. Solo se ha reportado en la literatura médica un solo caso de una persona que ha sobrevivido al «síndrome de descompresión», y es un buzo peruano llamado Alejandro Ramos.

Se han presentado casos donde no se ha llegado a grandes profundidades y aún así el no llevar el equipo necesario provoca una etapa del síndrome de descompresión y le ocurre al cuerpo una tensión muscular que no se termina de liberar y da como resultado una atrofia muscular.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.