Él es Alejandro Ramos, un buzo peruano que se deformó tras sumergirse en el agua.

El buceo es una actividad que a todos nos llama la atención, pues el hecho de poder apreciar la fauna marina quizá sea una de las experiencias más espectaculares que pueden haber. Algunos otros lo realizan como parte de su actividad laboral, en la pesca. Sin embargo, el hecho de sumergirse en el mar tiene sus riesgos si no es realizado de la manera correcta, o bien por accidentes que se pueden suscitar en el proceso; como ejemplo de esto último es el caso del buzo Alejandro Ramos, quien terminó deformado tras sufrir un inusual accidente al verse obligado a ascender 36 metros de golpe sin hacer la descompresión correcta de su equipo de buceo.

En 2013 Alejandro se vió obligado a ascender de golpe luego de que una embarcación cortara de manera accidental la manguera a la cual estaba conectado y que le suministraba aire desde una máquina de aire comprimido. Esta situación le produjo graves dolores en las articulaciones, dificultad para respirar y deformidades en su cuerpo que lo hacen ver “inflado”.

De acuerdo con el Dr. Raúl Aguado Quevedo, quien lleva su caso en el Centro Médico Naval de Perú, el buzo sufrió de una embolia traumática por aire o una enfermedad descompresiva debido a que sus pulmones estaban llenos de aire comprimido; al ir ascendiendo desde el fondo sin las medidas apropiadas, estos se expandieron y al llegar a la superficie, se produjo un aumento de su volumen en 6 veces más. Sin embargo, los médicos aún se preguntan por qué su cuerpo aún permanece con ese aspecto después de tanto tiempo. 

Otras hipótesis sugieren que el hombre sufrió de lo que se conoce como “síndrome de descompresión”, una afección que provoca la formación de burbujas de nitrógeno en nuestro cuerpo debido a la alta presión durante las inmersiones.

Actualmente, este hombre tiene casi 60 años y tiene una estatura de poco menos de 1.6 metros. Sin embargo, cada uno de sus bíceps tienen una circunferencia de 70 cm aproximadamente. De igual forma, sus pectorales, muslos, espalda y cadera están desproporcionadas.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.