Él es Elliott Tanner, un niño de 13 años que acaba de obtener su título universitario en física

Elliott Tanner frente a una pizarra llena de ecuaciones complejas que resolvió. (Crédito: Michelle Tanner).

¿Qué hace un niño de 13 años? Lo más lógico podría ser pensar que va a la escuela y juega a los videojuegos con sus amigos. Sin embargo, a veces nos topamos con excepciones y aquí presentamos a un niño que se dedicó a resolver ecuaciones complejas.

Se trata de Elliott Tanner, quien comenzó la universidad a los 9 años y se graduó con su primer título, un Asociado de Ciencias en Matemáticas, del Normandale Community College a los 11 años. El 12 de mayo de 2022, Elliott se graduará en la Universidad de Minnesota con una licenciatura en Física con especialización en Matemáticas a los 13 años. Ahora está listo para iniciar un doctorado.

«Me siento extasiado», dijo Elliott, residente en Minnesota, a Live Science. «Es una experiencia verdaderamente surrealista».

El 12 de mayo de 2022, Elliott se graduará en la Universidad de Minnesota con una licenciatura en Física con especialización en Matemáticas. (Crédito: Michelle Tanner).

Los padres de Elliott están «increíblemente orgullosos» del trabajo duro y la dedicación que demostró para obtener su título a una edad tan temprana y se alegran de que se haya convertido en una inspiración para mucha gente. «Aunque tiene una capacidad asombrosa para aprender, también es un ser humano amable y divertido», dijo Michelle Tanner, la madre de Elliott, a Live Science. «Nos inspira a ser mejores personas cada día».

Cuando los padres de Elliott reúnan los fondos necesarios, el planea empezar un doctorado. En el futuro aspira a ser profesor en la Universidad de Minnesota y convertirse en un experto en física teórica de alta energía, el estudio de los bloques de construcción más elementales de la materia y las fuerzas fundamentales entre ellos. «No veo la hora de empezar», dijo.

Desde muy pequeño mostró características de un superdotado; con tan solo 3 años mostraba unas habilidades lingüísticas y matemáticas extraordinarias. Cuando sus padres lo matricularon al jardín a los 5 años, lo tuvieron que sacar con rapidez porque definitivamente la experiencia académica tradicional no era para él. Aun cuando trataron de acoplarlo al plan de estudios de sus compañeros, Elliott progresaba a un ritmo impresionante.

«Elliott acabó aprendiendo y consumiendo información más rápido de lo que nosotros podíamos proporcionarle», dice Michelle Tanner. «Su habitación estaba llena de libros de texto que leía inmediatamente». A menudo elegía gastar el dinero de su cumpleaños en libros en lugar de juguetes o juegos, añadió.

A los 9 años, Elliott ya había completado casi todo el programa tradicional de la escuela secundaria, y sus padres lo inscribieron en su colegio comunitario local. Dos años más tarde, cuando tenía 11, Elliott se transfirió a la Universidad de Minnesota para comenzar a estudiar física y matemáticas.

«Estar expuesto a personas tan apasionadas por la física como él ha sido increíblemente gratificante para él», dijo Tanner. «Satisface su mente poder sumergirse profundamente con otros a su nivel y aprender de científicos increíbles».

Ahora, el niño prodigio ya tiene su título universitario y ha sido aceptado en el programa de doctorado en física de la Universidad de Minnesota. Lamentablemente el programa no incluye el gasto financiero que requiere. Se estima que todo el programa de doctorado costará alrededor de $ 90,000 para completar. Hay una campaña para apoyar a Elliott, puede hacerlo en la página de GoFundMe.

Elliott pasará a la lista de los licenciados más jóvenes del mundo. Aunque parezca increíble, el récord lo tiene Michael Kearney. Según la BBC, a los 10 años Kearney obtuvo una licenciatura en antropología y entró en el Libro Guinness de los récords mundiales como el graduado universitario más joven de la historia, una hazaña extraordinaria que sigue sin ser superada hasta el día de hoy.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.