Se descubre la fascinante rana más pequeña de México, completamente desconocida para la ciencia

Craugastor cueyatl en una moneda mexicana. Tomado de Universidad de Cambridge | https://www.cam.ac.uk/stories/tiny-frogs

Recientemente se hizo publico mediante un reporte en la revista Herpetological Monographs el descubrimiento de 6 nuevas especies de ranas en México que eran totalmente desconocidas. Las ranas pertenecen al género Craugastor y una de sus mayores peculiaridades es su diminuto tamaño, básicamente una de estas pequeñas ranas cabe en la uña de tu dedo pulgar, lo que evidencia el hecho de que un mundo en miniatura de anfibios se encuentra viviendo en los bosques de México.

Esto es realmente un hecho muy importante e impresionante, ya que amplia el conocimiento de la biodiversidad anfibia y permite reconocer un sistema biológico más que juega un papel fundamental en los ecosistemas que habita. Específicamente estas ranas se encuentran en la hojarasca oscura y húmeda en los suelos de los bosques en México y se caracterizan por presentar coloraciones marrones y distintos patrones de color en la especie, esto probablemente les ayude a pasar desapercibidas por sus depredadores y adaptarse mucho mejor a su hábitat.

Ninguna de estas especies en su etapa adulta alcanza a medir más de dos centímetros de largo, la mayoría presenta una longitud de aproximadamente 15 mm, mientras que la más pequeña reportada en el estudio (Craugastor candelariensis) alcanza a apenas los 13 mm de largo, coronándose de esta manera como la rana más pequeña de México.

Otra característica importante de estas nuevas especies de ranas es que son de desarrollo directo, lo que implica que no lleva a cabo el típico ciclo de vida de una rana que presenta un crecimiento y desarrollo importante fuera de los huevos y tiene una metamorfosis de renacuajo a fase adulta, en este caso, los individuos eclosionan del huevo como adultos pequeños. Esto también implica que se presente “pedomorfosis” que se distingue como una variación en la cual los estados adultos conservan características juveniles.

Las nuevas especies de Craugastor se identificaron con los siguientes nombres científicos: CbitonioC. candelariensisC. cueyatlC. polaclavusC. portilloensis y C. rubinus. Su descubrimiento se basó en un muestreo de campo en el este de México junto con análisis genéticos que les ayudaron a revelar las diferencias a nivel de ADN para separar a las ranas encontradas por especie, asimismo, se hizo uso de imágenes de tomografía computarizada de rayos X que permitieron dar seguimiento al desarrollo total de estas ranas y determinar la pedomorfosis, así como permitir realizar anatomía comparada para distinguir el dimorfismo sexual que, para estas ranas, se encontró que la identificación de macho o hembra se puede realizar con la distinción morfológica del tamaño del cuerpo y tímpano.

A pesar de su distinción como seis nuevas especies y las características aquí evaluadas, aún falta determinar distintas peculiaridades de estas ranas “es como un mundo secreto: realmente no sabemos nada sobre lo que sucede allí. No entendemos su comportamiento, cómo se socializan o cómo se reproducen”, describen Tom Jameson, autor principal del reporte.

El reporte completo se encuentra en: Herpetological Monographs

Comparte ciencia, comparte conocimiento.