La sensación incómoda en sus piernas que advierten de niveles altos de colesterol

El colesterol es una molécula que forma parte del grupo de lípidos (o grasas), cumple funciones muy importantes en nuestro organismo y es esencial para el funcionamiento normal de todas nuestras células al ser un componente fundamental de las membranas celulares. Además, es precursor de hormonas muy importantes para nuestro sistema como la testosterona, los estrógenos, la progesterona, la aldosterona, el cortisol, así como de los ácidos biliares y la vitamina D.

Nuestro organismo produce su propio colesterol necesario para estas funciones, específicamente, la biosíntesis de colesterol se lleva a cabo principalmente en las células de nuestro hígado, denominadas hepatocitos. Una fuente extra de colesterol la encontramos en la dieta, que es el punto de mayor relevancia a evaluar, ya que el consumo excesivo de colesterol (y otras grasas) es nocivo para nuestro organismo puesto que este exceso se acumula en nuestra sangre y puede desarrollar enfermedades mortales.

Específicamente se hace énfasis en el conocido “colesterol malo” que, de manera general, se refiere a la forma en la cual el colesterol viaja en nuestra sangre con el objetivo de ser transportado a diferentes tejidos. Para hacerlo, requiere de la unión a unas proteínas que le permiten incorporarse en la sangre, en este sentido, se hace referencia a las lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés) o el comúnmente conocido como colesterol malo.

De esta manera, cuando existe un exceso de colesterol en la dieta de los individuos, el transporte de éste en la sangre mediante LDL también aumentara, lo que puede producir una acumulación de colesterol (y otras grasas) en las paredes de las arterias de nuestro organismo y provocar ateroesclerosis, que es el término médico para indicar el depósito de lípidos sobre estos vasos sanguíneos. Eventualmente, estas placas de grasa van a producir el estrechamiento y obstrucción de las arterias conduciendo a una restricción parcial o total del flujo de sangre a ciertos lugares de nuestro cuerpo.

Concretamente, la enfermedad arterial periférica se da cuando se presenta ateroesclerosis en arterias que abastecen de sangre a brazos y piernas, con mayor relevancia en los miembros inferiores que sufren una reducción progresiva del flujo de sangre. Normalmente, esta enfermedad se presenta como “silenciosa” debido a que, mientras los depósitos de colesterol y otras grasas se van formando, no existen manifestaciones clínicas que permitan identificarla; no es hasta un tiempo después en el cual la obstrucción de las arterias es más evidente y se presentan señales que, comúnmente, pasan por alto para las personas.

El signo temprano y específico más común para identificar a la enfermedad arterial periférica es una molestia, incomodidad, debilidad, calambre o dolor leve que aparece en los músculos de la pantorrilla, piernas, muslos, caderas o glúteos al caminar o hacer alguna actividad y estas sensaciones se alivian tras el descanso. Igualmente se pueden presentar los siguientes signos:

  • Heridas o llagas en los pies o piernas que tardan en sanar
  • Color pálido o azulado de la piel de dichas extremidades
  • Temperatura más baja en una de las piernas
  • Poco crecimiento de las uñas de los pies o del vello en las piernas
  • Disfunción eréctil, especialmente en hombres diabéticos

El progreso de la enfermedad es lento, por lo cual, es importante tomar en cuenta las primeras manifestaciones que se distinguen en las piernas y nos pueden advertir consistentemente y, a tiempo, de una acumulación de colesterol en nuestro organismo para evitar las complicaciones de este tipo de enfermedades que, específicamente en la enfermedad arterial periférica, puede conducir a la muerte del tejido afectado y la amputación de alguna extremidad. Por su parte, cuando el exceso de colesterol se acumula en otras arterias que llevan sangre al corazón o cerebro, puede conducir a infartos o accidentes cerebrovascular poniendo en riesgo su vida.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.