Reportan el récord de la infección por COVID-19 más larga conocida hasta ahora

Esto se presentó en un comunicado de prensa del Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID, por sus siglas en inglés), descrito por «EurekAlert!«, en el cual se reportó la infección por COVID-19 más larga conocida.

Anteriormente se documentó en de diciembre del 2021 en «The Journal of Infectious Diseases” el paciente que hasta ese momento había cursado por la infección más larga de COVID-19 con una duración de 335 días, casi un año. Sin embargo, una paciente en el Reino Unido superó este tiempo en el cual el virus se alojó en su organismo durante 505 días, casi un año y medio, siendo entonces la infección más larga reportada hasta ahora.

El ECCMID es un congreso que se indica como uno de los eventos más importantes a nivel mundial en cuestión de microbiología clínica y enfermedades infecciosas en el cual se reúnen los científicos con la finalidad de presentar los últimos hallazgos en sus investigaciones. Se reporta que para este año se esperaban aproximadamente 14000 especialistas de todo el mundo y actualmente el congreso se está llevando a cabo en Lisboa, Portugal.

El equipo que reportó este hallazgo, tal como se menciona en la BBC son del  “King’s College London and Guy’s and St Thomas’ NHS Foundation Trust” y, en realidad esta paciente mencionada que rompió el récord de la infección más larga de COVID-19 forma parte de un estudio junto con otros ocho participantes que contaban con las características de ser pacientes inmunocomprometidos con una infección persistente del virus SARS-CoV-2 durante al menos ocho semanas, que supera el tiempo estimado de una infección por este virus en personas normales. Los investigadores hicieron un seguimiento de estas nueve personas confirmando durante cada revisión que los pacientes revelaban una prueba positiva a COVID-19.

El estudio tiene como propósito investigar el progreso tan prolongado de la infección por COVID-19 y determinar si su persistencia en un mismo organismo por tanto tiempo puede inducir la generación de mutaciones, «Queríamos investigar qué mutaciones surgen, y si evolucionan las variantes, en estas personas con infección persistente», se indica en “EurekAlert!”.

Pero… ¿qué importancia tiene este reporte?

Pues bien, en primer lugar, se debe tomar en cuenta que gran parte de cómo reacciona nuestro organismo ante una infección por COVID-19 depende de nuestro sistema inmunológico, que es el encargado de combatir a los microorganismos que ingresan a nuestro sistema, aunque muchas veces requieren un poco de ayuda extra para cumplir su cometido.

De cualquier manera, la gama de presentación clínica ante esta enfermedad, es decir, desde las personas asintomáticas hasta las que presentaron un cuadro grave de infección, se debe, entre algunos otros factores, al sistema inmunológico de cada persona. De esta manera, como se mencionó, los nueve pacientes a los cuales se les hizo un seguimiento tenían la característica de ser inmunocomprometidos, lo que indica que su sistema inmunológico “debilitado” por diferentes factores.

El riesgo que pueden presentar estas personas, además de la persistencia del virus y las consecuencias en su salud, es que, tras la replicación constante del virus en sus células, se pueda presentar alguna mutación que potencialmente sea importante a nivel global. Esto de manera general sucede debido a que un mayor número de ciclos de vida en los virus representa una mayor probabilidad de adquirir una mutación durante estos procesos.

Como bien sabemos hoy en día, las mutaciones son importante debido a que éstas pueden generar que las nuevas cepas produzcan cuadros clínicos más graves, sean más fáciles de adquirir o la vacuna no presente tanta protección en las personas. De hecho, se indicó en el informe que los análisis genéticos demostraron al menos una mutación en cinco de los nueve pacientes que se asociaron con variantes Alfa, Delta, Gamma y Ómicron sin que estas se convirtieran en variantes globales de importancia.

Con esto se demuestra la preocupación de que SARS-CoV-19 pueda mutar en los sistemas de personas inmunocomprometidas y resalta la importancia de obtener tratamientos que las ayuden a combatir las infecciones persistentes para mejorar su salud y evitar las probables mutaciones del virus en sus células.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.