Científicos descubren cómo la contaminación del aire causa cáncer de pulmón

En el aire encontramos partículas contaminantes denominadas “Material particulado fino”, estos son sólidos microscópicos y gotas de líquido que inhalamos al respirar, se determina que pueden tener un diámetro de 2.5 micrómetros, que es 30 veces menor al tamaño de un cabello que se estima mide aproximadamente 70 micrómetros.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) desde octubre del 2013 clasificó la contaminación del aire exterior y material particulado como cancerígenos para los humanos basándose en reportes contundentes que demostraron este hecho tanto en humanos como en animales, caracterizándolos como “Grupo 1 de la IARC” que indica que hay pruebas suficientes para determinar que los componentes en cuestión pueden causar cáncer en los humanos.

De esta manera, a pesar de la clasificación y evidencia que confirman el potencial riesgo para la salud de estos contaminantes en el aire, aún no se distinguía el mecanismo por el cual producían un efecto cancerígeno, conocimiento que es importante para poder determinar terapias más específicas dirigidas a los mecanismos moleculares implicados en el desarrollo del cáncer.

En un estudio publicado recientemente en “eLife” como “Air pollution particles hijack peroxidasin to disrupt immunosurveillance and promote lung cancer” describen el asombroso hallazgo en el cual lograron determinar el mecanismo específico por el cual estas partículas son capaces de causar cáncer de pulmón, lo más interesante del proceso es que, a diferencia de otros carcinogénicos, estas partículas no efectúan su acción directa sobre las células o su ADN, más bien generan un tipo de barrera contra las células del sistema inmunológico que tiene como función atacar a las células cancerosas.

En este sentido, los investigadores evaluaron los efectos de las partículas contaminantes del aíre en ratones a los cuales se les había inyectado células de cáncer de pulmón, a un grupo se les expuso a dichos contaminantes, mientras que un grupo control estuvo exento de éstas. Tras el protocolo determinaron que en los ratones que no estuvieron en contacto con los contaminantes se evidenciaba presencia de células T citotóxicas que son los componentes del sistema inmunológico encargados, entre otras funciones, de destruir a células cancerosas, por su parte, en el otro grupo la llegada de estas células se vio afectada promoviendo la progresión de las células cancerosas inyectadas en los ratones.

Posteriores análisis de tejido pulmonar en los ratones y las células T citotóxicas indicaron que éstas últimas funcionaban de manera adecuada, sin embargo, el verdadero problema se encontró en el tejido pulmonar cuya estructura estaba alterada, estudios más profundos de éste indicaron que los contaminantes del aire son cancerígenos debido a que modifican el tejido pulmonar.

El mecanismo implicado se basa en que estas estructuras micrométricas son capaces de reclutar o adherirse a una enzima denominada peroxidasa (PXDN) que es uno de los componentes encargados de modelar el tejido pulmonar al controlar un elemento denominado colágeno IV. Cuando la enzima se “captura” por los contaminantes, ésta sufre un aumento en su activación normal lo que produce que se genere un tejido pulmonar más denso que actúa como una red o barrera que limita el paso de las células del sistema inmunológico que son capaces de atacar células cancerígenas, lo que promueve finalmente el desarrollo de cáncer.

Además, los investigadores también indican que «la inhibición de la actividad de PXDN suprime el efecto promotor de tumores de FPM, lo que indica el impacto clave de la actividad aberrante de PXDN en el proceso tumorigénico»

De esta manera, el conocimiento del mecanismo biológico que está implicado en el desarrollo del cáncer de pulmón por las partículas contaminantes del aire sugiere que éste es un punto focal para evaluar como potencial tratamiento dirigido al proceso que se altera cuando estas partículas ingresan a nuestros pulmones.

El estudio completo lo puedes consultar en: “eLife” como “Air pollution particles hijack peroxidasin to disrupt immunosurveillance and promote lung cancer

Comparte ciencia, comparte conocimiento.