Impresionantes hallazgos indican que los pterosaurios tenían plumas… y eran coloridas

Al igual que sucedió con los dinosaurios sobre la presencia de plumas en sus cuerpos, los pterosaurios, que surcaban el cielo durante la misma época, también presentan inconsistencias sobre sí estás estructuras pudieron estar presentes, cuál es su historia evolutiva y la función que podrían cumplir en estas especies.

Actualmente existe evidencia que responde a estas cuestiones destacando que los apéndices tegumentarios con ramificación compleja, denominados picnofibras, encontrados en los pterosaurios corresponden a plumas, cuya estructura conservada pudo no funcionar para el vuelo, pero su función se puede centrar en la termorregulación. Esta observación indicaría entonces que los orígenes evolutivos de las plumas se remontan al ancestro avemetatarsiano de pterosaurios y dinosaurios, sin embargo, a pesar del reporte, aún se debate de cierta manera la homología de las picnofibras con las plumas.

Ante esta evidencia que sugiere que las estructuras tegumentarias corresponden a plumas, surge un nuevo debate sobre su función al tener como referencia que las plumas simples no ramificadas de algunos dinosaurios fungían de señalización visual. Esto se demostró al encontrar diferentes patrones en la morfología de los melanosomas, que son los compartimentos celulares en los cuales se almacena el pigmento denominado melanina que proporciona color a muchas especies.

Aquí describimos un reporte publicado recientemente en Nature por un grupo amplio de paleontólogos que rompe contundentemente con estos debates. Los investigadores del estudio analizaron un fósil de pterosaurio encontrado en Brasil, Tupandactylus cf. Imperator, el cual comprende un cráneo incompleto que sirvió de observación. El análisis morfológico de la estructura craneal del pterosaurio determina que corresponde a piel conservada y confirma la presencia de plumas cortas y plumas ramificadas. Puedes verificar la figura 1.0, los hallazgos son impresionantes.

Figura 1.0 Detalle de pluma ramificada encontrada en pterosaurio Tupandactylus cf. imperator.

Por otra parte, el análisis microscópico de muestras de la piel, plumas simples y ramificadas identificadas en el fósil, se utilizaron para evaluar los melanosomas con el objetivo de determinar si estos correspondían a diversas geometrías, ya que se distingue que la variación en la morfología de los melanosomas está relacionada con el color de las plumas de las aves existentes. Los resultados fueron asombrosos, los melanosomas eran diversos en geometría, lo que sugiere de manera contundente que los pterosaurios presentaban diferentes colores visibles.

A pesar de que es imposible reconocer los colores reales que presentaban los pterosaurios, los hallazgos aquí encontrados indican que la manipulación en el color de las plumas pudo ser un rasgo característico de estos animales extintos, lo que a su vez apoya la idea de que las plumas, en este caso posiblemente coloridas, podrían no solo corresponder a una función de termorregulación, sino también a comunicación visual, como se observa en las aves actuales.

Finalmente, esto sugiere que el control de estos patrones de colores, al igual que las plumas, pudieron haberse originado antes de lo que se tenía pensado y preceder de un antepasado común entre en pterosaurios y los dinosaurios.

El reporte completo se encuentra en Nature. 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.