Los científicos han descubierto un nuevo tipo de células regenerativas en los pulmones

Un estudio publicado en Nature por investigadores de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, reportaron el hallazgo de una nueva población de células pulmonares que denominaron células RAS. Éstas se caracterizaron por ser células secretoras, al igual que algunas otras ya conocidas, pero con la capacidad de regeneración de otro tipo celular muy importante en el tejido pulmonar, hablamos de las células alveolares tipo 2 (AT2) o neumocitos tipo 2.

El aíre que ingresa por nuestra cavidad oral o nariz, pasa a través de otras estructuras del cuerpo como la faringe, laringe, tráquea hasta llegar a la parte más distal de los pulmones, que es el lugar en donde se lleva a cabo el intercambio de gases para la respiración, todo esto conforma el sistema respiratorio. El pulmón a su vez se conforma por otras partes que se ramifican y se denomina bronquios, bronquiolos y, por último, alvéolos.

El lugar en el cual se identificaron a las células RAS fue en los bronquiolos; hasta este estudio, se reportaba que se tiene poco conocimiento sobre los tipos celulares especializados que se distribuyen en esta parte anatómica de los pulmones. Es de gran importancia para la investigación médica el estudio de esta estructura puesto que se reconoce que los bronquiolos respiratorios son un sitio frecuente de lesión en ciertas patologías como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, mejor conocida por sus siglas como EPOC.

En este sentido, además de determinar el nuevo tipo celular, los investigadores descubrieron mediante muestras de personas sanas, fumadoras y pacientes EPOC, que las células RAS tienen capacidad regenerativa al poder diferenciarse en células alveolares de tipo 2 que se encuentran en los alvéolos. De esta manera, fungen como progenitoras de este tipo celular específico cuyo papel en el pulmón es muy importante al ser las encargadas de secretar una sustancia, denominada surfactante, que permite la correcta respiración.

En el caso de los pacientes con daño en los bronquiolos, como en EPOC, se determinó que esta diferenciación de células RAS a células AT2 se lleva a cabo de manera inusual y da paso a la obtención células AT2 anormales y disfuncionales, lo que podría contribuir finalmente al progreso de dicha enfermedad pulmonar.

De esta manera, se puede decir que las células RAS se encuentras distribuidas ampliamente en los bronquiolos, se reconocen como secretoras de las vías respiratorias y forman parte importante del funcionamiento de los pulmones y la respiración al contribuir en el mantenimiento y regeneración de las células AT2 del alvéolo.

Por último, los autores describen que se espera que su investigación sea el punto de inicio de diversos estudios que contribuyan, sobre todo, a futuros avances en enfermedades como EPOC cuya investigación basada en modelos animales como el ratón se veía limitaba al no presentar los mismos tipos de células que en el humano como en el caso de las células RAS.

El artículo completo se encuentra en: Revista Nature.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.