Los científicos buscan regresar a la vida al extinto tigre de Tasmania

Exhibición del tigre de Tasmania en el Museo Australiano, localizado en Sydney. Crédito: TORSTEN BLACKWOOD/AFP

En los últimos años hemos visto un puñado de noticias sobre los planes que tienen diversas instituciones para regresar a la vida a especies extintas, por ejemplo, mamuts y caballos de hace miles de años. Sin embargo, esta no es una tarea fácil, debido a las grandes dificultades a las que se enfrentaría la ingeniería genética al tratar de restaurar por completo el genoma de dichas especies, a la disponibilidad de recursos y al financiamiento tan grande que se requeriría para tales proyectos.

Sin embargo, los científicos de la Universidad de Melbourne están a un paso de regresar a la vida al extinto tigre de Tasmania (tilacino), una especie que tuvo sus orígenes en el Holoceno y vio su extinción en el siglo XX, debido a la caza masiva efectuada por los colonos europeos. De todas las especies extintas, el tilacino es uno de los mejores candidatos para intentar regresar a la vida, así lo expresa en un comunicado el Dr. Andrew Pask, profesor de la Universidad de Melbourne.

“De todas las especies propuestas para la desextinción, el tilacino tiene posiblemente el caso más convincente. Esto en parte y debido a que el hábitat de Tasmania se ha mantenido prácticamente sin cambios, proporcionando el entorno perfecto para reintroducir el tilacino, y existen altas probabilidades de que su reintroducción sea beneficiosa para todo el ecosistema, incluido el control de especies intrusas”, explica Pask.

De acuerdo con Andrew Pask, sus colegas científicos y él están a un paso más cerca de volver esto una realidad, gracias a una importante donación filantrópica que se ha recibido, la cual equivale a 10 años de financiación y con la que pretenden establecer el Laboratorio de Investigación de Restauración Genética Integrada Thylacine (TIGRR, por sus siglas en inglés). Este laboratorio tendrá por objetivo, entre otras cosas, llevar a cabo el desarrollo de nuevas tecnologías que podrían ser utilizadas en la preservación de marsupiales y evitar la extinción de diversas especies.

En el comunicado, Andrew Pask también menciona cuales son los nueve pasos para regresar a la vida a esta especie, y señala que los dos primeros ya se han completado, y tienen que ver con la restauración y análisis del genoma de la especie. La construcción del TIGRR es el tercer paso,  se encuentra actualmente en proceso, y será crucial para el desarrollo de cada uno de los pasos restantes, donde la bioinformática tendrá un papel muy importante en el proyecto.

Un árbol filogenético que muestra la relación del tilacino con otros marsupiales dasuridos. Crédito: Universidad de Melbourne.

“Es probable que estos nueve pasos tomen una década o más, pero el trabajo en el camino será de beneficio inmediato para la conservación de los marsupiales, además de desarrollar la tecnología necesaria para traer de vuelta a un animal australiano icónico que cazamos hasta la extinción”, concluye Pask.

La noticia se dio a conocer en Phys.org.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.