Esta mujer dio a luz después de recibir un útero de una donante fallecida.

El trasplante de útero de donantes vivos se convirtió en una realidad para tratar la infertilidad después de una exitosa intervención médica sueca realizada en 2014, inspirando centros y programas de trasplante de útero en todo el mundo. Sin embargo, hasta ahora, no se había logrado con éxito ningún caso de parto vivo a través de un útero de un donante fallecido.

De acuerdo con datos estadísticos de los últimos años, se estima que 1.5 millones de mujeres en todo el mundo sufren de infertilidad por falta del útero, ya sea por una afección congénita, o  por daños y traumatismos en dicho órgano. En este caso, el receptor (una mujer de 32 años) nació sin matriz debido al síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser. El útero donado provino de una mujer de 45 años que había tenido tres partos vaginales y murió de un derrame cerebral.

El síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH) es un trastorno que hace que la vagina y el útero estén poco desarrollados o ausentes, aunque los genitales externos son normales.

La receptora se sometió a la cirugía de trasplante en São Paulo, Brasil, en septiembre de 2016. Asimismo, ella tenía un ciclo de fertilización in vitro 4 meses antes del trasplante, el cual produjo ocho blastocistos crioconservados. Siete meses después de la cirugía, los médicos transfirieron al útero uno de los ocho embriones crioconservados. Durante el embarazo, la sangre fluía normalmente a través de las arterias en el útero y el cordón umbilical hacia el feto, informa el equipo médico. Los médicos extrajeron el útero donado después del parto.

La mujer dio a luz a una niña sana de 2.5 kilogramos por cesárea el 15 de diciembre de 2017. A los siete meses, la niña (que actualmente tiene aproximadamente un año de edad), estaba sana y se desarrollaba normalmente, escriben los médicos en el estudio.

La niña, que se muestra poco después del nacimiento con sus médicos en Brasil, cumplió su primer año de vida en diciembre de 2018

La cirugía de trasplante de útero es técnicamente desafiante, dice Giuliano Testa, cirujano de trasplante abdominal que no participó en este caso, pero los casos hasta ahora demuestran que «es un procedimiento muy bien tolerado». Se necesita más investigación para descubrir qué distingue a un útero que funcionará bien después de un trasplante de uno que no funcionará, dice Testa, así como cuánto tiempo puede permanecer viable el órgano fuera del cuerpo.

El artículo original fue publicado en línea es vísperas navideñas del 2018, en LANCET.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medicina y Salud

Etiquetas: