La técnica infalible para lavar las bufandas y que queden impecables sin dañarlas

Crédito de imagen: StockSnap de pixabay.

¿No estas muy seguro de cómo se deben lavar las bufandas para que estas queden impecables, pero no que no dañen en el proceso? No te preocupes más por esto, pues el día de hoy en este artículo te compartiremos una técnica infalible con la que lograrás dejarlas limpias, con buen aroma y sin ningún desperfecto.

En muchos sitios, la llegada del frío se ha hecho presente, y con ello será necesario desempolvar las prendas y accesorios que teníamos guardados en el ropero para protegernos de las bajas temperaturas durante esta época del año. De entre todos estos, las bufandas suelen ser una prenda imprescindible para esta temporada, pues nos permiten tapar el área de nuestro cuello que en muchas ocasiones los suéteres, chamarras y sudaderas no pueden cubrir, manteniéndonos calientes y bien protegidos.

Actualmente, este tipo de prenda se fabrica de diferentes materiales, pero, en general, la mayoría se caracterizan por ser delicados, por lo cual durante su limpieza es esencial mantener los mayores cuidados posibles para lograr que estas queden impecables, pero que no se dañen durante el proceso. Para lograr esto hay muchas cuestiones que debemos tomar en cuenta, pues el lavado puede provocar que la prenda se reduzca; se estire; le salgan motas, nudos, vellosidades, borlitas o fruncidos; se decolore; se formen agujeros, entre muchos otros desperfectos.

De esta forma, si aún no estás muy seguro de cómo debes lavar este tipo de prendas, no te preocupes por ello, pues aquí te contaremos qué debes de hacer para que tu prenda quede impecable con los cuidados pertinentes para no dañarla. Así que, si quieres conocer los detalles, te invitamos a seguir leyendo este artículo, pues te contamos todo lo que debes de saber a continuación.

Crédito de imagen: AnthonyRosenberg de Getty Images Signature.
La técnica infalible para lavar las bufandas y que queden impecables sin dañarlas

Si estás por lavar tus bufandas, pero no estás muy seguro de cómo debes de hacerlo, te recomendamos seguir los siguientes consejos:

  • Remoja. Lo primero que debes de hacer para lavar las bufandas es colocarlas en remojo para que su limpieza sea más sencilla y no sea necesario restregar y dañar su tejido. Para ello te recomendamos tomar un recipiente en el que estas puedan quedar sumergidas, llenarlo de agua y verter un chorro de jabón líquido para telas delicadas y, de ser necesario, ½ taza de bicarbonato de sodio y mezclar perfectamente hasta obtener una solución homogénea. Cuando esta esté lista, sumerge la prenda y ejerce cierta presión para que la mezcla se filtre muy bien en el tejido. Deja en remojo durante unos 10 minutos.

 

  • Frota ligeramente. Una vez que haya pasado el tiempo, saca con cuidado la bufanda del remojo y frota ligeramente cualquier superficie en donde se encuentren manchas de difícil remoción, esto para no dañar o deformar las fibras de la prenda. Cuando notes que ya no tiene manchas, enjuaga sin ejercer mucha fricción hasta que notes que el agua sale clara.

 

  • Para secar. Para secar la prenda será necesario que primero retires con una toalla el exceso de agua haciendo ligera presión para que esta absorba este líquido. Posteriormente, coloca otra toalla en un tendedero horizontal o una superficie plana que puedas mantener al aire libre para que esta se termine de secar sin que se deforme.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.