¿Qué significa soñar que ‘caemos al vacío’?

¿Has soñado que caes a un vacío? Para después pegar ese pequeño salto que nos trae devuelta a la realidad. Es un hecho que, muy seguramente, a todos nos ha pasado, pero ¿qué significa esto?

Hemos escuchado de todo cuando alguien cuenta que estaba dormido y soñó que caía a un vacío para después despertar con un pequeño salto y de golpe, con el corazón latiendo desesperadamente.

Desde comentarios como “eso te pasa cuando estás muy cansado” hasta “eso ocurre cuando alguien toma mucha cafeína o azúcares antes de irse a dormir” resultando, hasta cierto punto, algo confuso para nosotros, y seguimos sin saber realmente qué es lo que ocurre cuando tenemos ese sobresalto al sentir que caemos al vacío.

De acuerdo con AD Psicología de Valencia, los sueños << son una recreación del cerebro entre la realidad, emociones y deseos >> siendo una mezcla de nuestro consciente y lo inconsciente.

Por otra parte, aunque no lo creas, cuando dormimos, en nuestra cabeza todo sigue normal, es decir, nuestra mente no se ‘desconecta’ no descansa como nosotros dormimos, por tanto, las imágenes que hemos visto durante nuestro día siguen ahí en la noche como si estuvieran dando vueltas.

Según datos obtenidos del Instituto Universitario de Psicología Dinámica, para Sigmund Freud los sueños << representan la realización de un deseo por parte del soñador, incluso los sueños tipo pesadilla >>

Así como considera que todos los sueños tienen una cara oculta que, probablemente, solo el dueño del sueño pueda ver, pero a ciencia cierta no podremos saber lo que significan todos los sueños.

Soñar que caigo al vacío

La neuróloga Stella Valiensi explica que esto sucede cuando << se genera un desequilibro entre los músculos que ya están relajados, la audición y la mente que sigue despierta >> es como si todo se desequilibrara cuando supuestamente todo nuestro cuerpo debería estar en calma.

Si bien esto es lago que ha llegado a pasarle a muchas personas, tiende a darse más en personas jóvenes.

Crédito de imagen: El Confidencial

Otra situación que puede desencadenar esto es el estrés o la ansiedad, recordemos que si bien nuestro cuerpo se desconecta cuando dormimos, nuestro cerebro sigue andando, mezclándose lo consciente con lo inconsciente o este último saliendo a relucir.

Podemos tener emociones como el miedo o angustia en nuestra parte inconsciente, y que esto salga cuando estamos dormidos, ¿cómo? A manera de sueños o pesadillas. Recordemos que cuando atravesamos por momentos de ansiedad, estrés, pánico, entre otros, nuestros sentidos están en alerta, igual que el cuerpo, y relajarnos por completo será cuestión de minutos o tal vez horas, por consiguiente, podemos dormir, aparentemente, pero seguimos en un estado de alerta, mismo que se verá reflejado en ese sueño, sensación y desesperación de soñar que caemos al vacío, para posteriormente despertar con un pequeño sobresalto y el corazón latiendo apresuradamente.

Esto sí puede tener que ver también con el consumo de cafeína o un exceso de azúcares cuando llega la noche y vamos a dormir.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.