¿Qué pasa si consumo agua de lluvia? Esto es lo que dice la ciencia

El impacto de las actividades humanas ha generado catastróficas consecuencias que se han hecho más visibles en los últimos años.

Si bien los temas relacionados al calentamiento global llevan años siendo un tema controversial entre la comunidad científica y la sociedad, en la última década la humanidad ha sido testigo de las condiciones climatológicas extremas que han sacudido todo el mundo.

Perdida de suelo, temperaturas extremas que terminan en sequías, incendios forestales y muerte de flora y fauna, son escenarios que cada vez son más comunes; sin mencionar la crisis mundial por el agua.

El agua es una sustancia cuya molécula está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno unidos por un enlace covalente.​ El término agua, generalmente, se refiere a la sustancia en su estado líquido, aunque esta puede hallarse en su forma sólida, llamada hielo, y en su forma gaseosa, denominada vapor.​

El agua es un recurso natural renovable, pero su ciclo es tan lento que la humanidad empieza a notar como escasea este recurso en diversas partes del mundo, ya que el tiempo de consumo desmedido es mayor que el tiempo que tarda en renovarse y regresar a los mantos acuíferos.

Gran parte del agua que regresa a la Tierra es gracias a su precipitación en las temporadas de lluvia que, cada vez son más esperadas en todas partes del mundo. A pesar de la escasez de agua que existe en diversas comunidades, es muy importante tener en cuenta que esta agua no es viable para ser consumida.

¿Por qué no se puede beber el agua de lluvia?

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), «Las precipitaciones remueven partículas y gases, por lo que debe evitarse su ingesta; podría contener microorganismos y metales pesados como aluminio, cadmio y plomo».

En la actualidad el agua de lluvia ya no se puede beber con facilidad como en el pasado, esto es debido a las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes presentes en el aire y la atmósfera.

En los núcleos urbanos las gotas de lluvia pueden haber recogido algún contaminante como monóxido de carbono; este gas que llega al aire se origina en la quema de combustibles, madera y materiales similares y el humo que se alberga en la atmósfera se puede mezclar con las gotas de lluvia, por lo que, al llegar a la Tierra, esta agua se encuentra contaminada.

En el aire también se encuentra una gran cantidad de microorganismos que pueden ser de importancia médica para el humano, comprometiendo seriamente nuestra salud.

De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA), elementos como aluminio, plomo, zinc, mercurio, arsénico y níquel, entre otros, están presentes en la lluvia que cae en las grandes ciudades, y que la hacen no apta para el consumo humano.

¿Cómo utilizar el agua de lluvia?

El agua de lluvia puede ser tratada y filtrada para poder ser potable, pero, en caso de no contar con la tecnología para llevar a cabo estos métodos de colecta, el agua de lluvia puede ser altamente utilizada para regar plantas, lavar patios y azoteas.

Recuerda que es responsabilidad de todos cuidar de este recurso, has buen uso del agua potable y en esta temporada de lluvias, no olvides recolectar un poco de líquido para tus plantas, patios y jardines.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.