Cómo eliminar el óxido de los tornillos: trucos para dejarlos relucientes

Es totalmente común que los tornillos suelan oxidarse con el paso del tiempo o simplemente por tenerlos almacenados, muchas veces ocasionando problemas en su funcionamiento o desperdiciándolos. Por suerte existen una serie de trucos con los que podrás eliminar por completo el óxido de su superficie. Toma nota porque a continuación te digo cómo.

Vinagre y sal

El vinagre puede ser una muy buena sustancia para cumplir con varias tareas, en este caso también permitirá eliminar el óxido de los tornillos de una manera sencilla, solamente deberás realizar una solución de media taza de sal por cada litro de vinagre y después revolver muy bien. Antes de utilizar la mezcla deberás limpiar los tornillos para remover el mayor rastro de óxido (puedes utilizar un paño mojado) pues los tornillos reposarán en la mezcla por aproximadamente tres días. Una vez que pase este periodo y el óxido se haya ablandado, limpia muy bien cada tornillo para poder secar. Verás que con esta solución los tornillos se verán relucientes.

Aceite mineral

Otra de las sustancias que son bastantes efectivas es el óxido es el aceite mineral, ya que este tipo de aceites contienen oligoelementos que aflojarán la suciedad y la corrosión que se encuentran en los tornillos oxidados. Aunque este procedimiento es el más tardado de la lista, promete eliminar hasta el último fragmento de suciedad que se encuentre.

Bicarbonato

El bicarbonato también es una gran sustancia para eliminar el óxido de los tornillos, para hacerlo solamente tendrás que crear una pasta de bicarbonato y agua para después aplicar a la superficie de cada tornillo, también puedes poner la mezcla en un recipiente y sumergirlos tallando a la vez. Una vez que los tornillos estén listos deberás dejar reposar por un par de horas y con ayuda de un cepillo talla muy bien. Una vez hecho lo anterior el siguiente paso es enjuagar hasta remover los restos de óxido y los tornillos estarán listos.

Cómo aflojar un tornillo oxidado

Ahora que sabes cómo puedes eliminar el óxido de los tornillos también es adecuado que conozcas cómo puedes aflojar los que están oxidados para poder limpiarlos con facilidad. Para esto el sitio web de Ashop 4fasteners da las siguientes recomendaciones:

  • Martillarlo: un golpe corto y fuerte en un tornillo o perno oxidado puede ayudar a romper el enlace de óxido que lo mantiene atascado. Use un martillo después de haber agregado un rociador para eliminar el óxido y use siempre protección para los ojos.
  • Caliéntelo: el uso de un soplete a temperatura baja o moderada puede ayudar a que los sujetadores oxidados se expandan, lo que permite que se desenrosquen. Si ha estado probando lubricantes inflamables, tenga mucho cuidado de no encender ninguno por accidente.
  • Córtelo: si todo lo demás falla, es posible que deba cortar el tornillo o el perno. Esto podría incluir cortarlo alrededor, atravesarlo por completo o cortar una nueva ranura en la cabeza para hacer palanca. Hacer esto puede dejar su sujetador inutilizable.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.