¿Los peces beben en el río? La respuesta es más sorprendente de lo que parece

¿Los peces beben agua?

Un popular villancico dice que los peces en el río «beben y beben y vuelven a beber», aunque esto no es del todo cierto. ¿Los peces beben en el río?, puede sonar una pregunta descabellada cuando en realidad tiene mucha más ciencia de lo que parece. Sorprendentemente la respuesta es sí y no, dependiendo del medio en el que se encuentren los peces.

¿Los peces beben en el río?

Para responder la pregunta, primero hay que especificar a lo que nos referimos. Existen ríos de agua dulce y otros que pueden tener grandes cantidades de sal, por lo que no podemos dar una respuesta única. Para colocarlo más sencillo vamos a preguntarnos lo siguiente: ¿los peces beben agua?

Al igual que los humanos y demás seres vivos, los peces consumen agua y la necesitan para sobrevivir. Sin embargo, los peces no lo beben como nosotros, es más, depende de si se encuentran en agua dulce o salada. Podemos decir que solo los peces de agua salada beben agua, mientras que, en agua dulce, el interior del pez es más salado por lo que el agua entra por ósmosis.

Tal y como lo explica Science Focus, en el mar, el cuerpo de un pez es menos salado que su entorno, por lo que pierde agua a través de su piel y branquias por ósmosis. Para no deshidratarse, los peces marinos beben grandes cantidades de agua a propósito para que pase por su tracto digestivo. La ósmosis es el proceso en el que un solvente como el agua se difunde a través de una membrana para mantener el equilibrio de fluidos; el solvente se mueve hacia una solución con mayor concentración de soluto.

Los peces de agua dulce también llenan su boca con agua, es lógico puesto que viven en este medio, solo que, en lugar de tragarla, el agua se filtra a través de las branquias. A diferencia de los peces de agua salada, los peces de agua dulce no necesitan consumir agua por la boca para sobrevivir. La Universidad McGill explica que, en el caso de los peces de agua dulce, su sangre y fluidos corporales son mucho más salados que el agua en la que nadan, por lo que el agua fluirá a través de sus branquias.

«El organismo de los peces, como el nuestro, necesita cierta concentración de sal para funcionar mejor. Los peces de agua salada se marchitarían y los de agua dulce explotarían», dice la Universidad McGill. «Para evitar este fenómeno, sus branquias tienen células especiales que bombean sal hacia dentro o hacia fuera de la sangre de forma selectiva. En los peces de agua dulce, las células bombean constantemente sal hacia dentro, y en los de agua salada, hacia fuera. Los riñones de los peces de agua salada también ayudan a filtrar parte de la sal».

Así como beben, los peces de agua salada también orinan mucho. Science Focus menciona que cuando los peces migratorios, como la trucha y el salmón, se trasladan a los ríos y lagos, se enfrentan a un problema ya que si siguen bebiendo agua como de costumbre corren el riesgo de absorber demasiada agua hasta que eventualmente sus células comienzan a hincharse y explotar. Para evitar esto y sobrevivir, estos peces deberán pasar de ser grandes bebedores a orinar abundantemente.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.