La razón por la que no debes andar descalzo en las playas

En las épocas vacacionales, las playas son el destino preferido para muchas personas, porque generalmente se consideran como zonas tranquilas, en donde se pueden disfrutar de buenos climas, una temperatura agradable y también fantásticos paisajes.

A muchos de nosotros no encanta caminar en las playas o en los jardines para sentir la frescura del suelo, la sensación que experimentan nuestros pies cuanto tocan el suelo arenoso puede ser muy relajante.

La experiencia de estar en la playa casi siempre es muy gratificante, sin embargo, hay ocasiones en los que un inesperado acompañante se puede unir a nosotros y su compañía no es del todo grata. Nos referimos sobre un parásito que podemos adquirir en las playas y jardines, esta infección ocurre casi siempre sin darnos cuenta. Nos percatamos que la tenemos cuando hay síntomas como sensación de ardor en el área infectada, enrojecimiento y una erupción serpiginosa (esto ocurre en un rango de 2 a 10 días, tiempo que la larva comienza a migrar). Estos son los síntomas de la “Larva migrans cutánea”

¿Quién provoca esta infección?

La larva migrans cutánea es provocada principalmente por tres parásitos: Ancylostoma caninum, A. braziliense y Uncinaria stenocephala. En la mayoría de los casos que han sido reportados, Ancylostoma breziliense es el agente que más se ha encontrado.

Estos parásitos causan una infección zoonótica, esto quiere decir son transmitidos de animales hacia humanos. Se considera que son endémicos en los climas cálidos y húmedos, de regiones tropicales, pero últimamente se ha observado en otras áreas debido a la alta presencia de turistas.

¿Cómo viven estos parásitos?

Los ancilostomas maduros, en primera instancia se reproducen dentro del intestino del hospedador, es decir, del perro o gato que los esté albergando. Los huevos de parásito que se producen se eliminan en las heces. Cuando hay condiciones como calor, humedad y sombra, las larvas salen de los huevos.

Las larvas del parásito crecen en las heces o en el suelo. Después de que han transcurrido de 5 a 10 días, las larvas hacen mudas y se convierten en algo que los parasitólogos llaman “larvas filariformes” las cuales se consideran altamente infectivas.

Si te expones a estas larvas, es muy probable que te infectes de este parásito, ya que cuando hay contacto físico, son capaces de penetrar la piel intacta y viajar a través de tu piel varios centímetro por día. Si esto ocurre, puedes desarrollar algo que los médicos llaman “larva migrans cutánea” o erupción serpiginosa.

Una vez que se confirme si tienes la infección, necesitarás tratamiento para eliminar al parásito, pero no te asustes, es una afectación que es tratable. La infección puede durar de 1 hasta 6 meses.

Recomendaciones

Utilizar el calzado más apropiado y la ropa adecuada para caminar sobre suelos infestados por este parásito.

En caso de que presente síntomas días después de haber ido a la playa, acude a tu médico para que te den el tratamiento adecuado y se erradique el parásito.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.