¿Por qué te puede dar COVID más de una vez en el mismo año?

A casi 3 años del inicio de la pandemia COVID-19 causado por el virus llamado SARS-CoV-2 (la cual ha cambiado prácticamente nuestras formas de vida en muchos ámbitos) nos sigue demostrando que no se ha ido, que tenemos que adaptarnos y protegernos frente a sus reinfecciones. Es posible que entre las personas que han tenido una reinfección te encuentres tú o alguna persona cercana a ti.

Pero ¿Por qué te puede dar COVID-19 más de una vez en el mismo año?

La respuesta está en nuestro cuerpo y la manera en la cual se defiende, además de otros factores externos a nosotros que son propios del virus.

Recordemos que la aparición del virus del COVID-19 fue notificado a finales del año 2019, como un nuevo coronavirus que estaba enfermando a personas de un mercado en Wuhan, China. Rápidamente el virus se propagó a varios países generando así una pandemia, la cual fue decretada oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el día 11 de marzo de 2020 en Ginebra, Suiza. Para esas fechas ya había más de 118,000 casos reportados, eran 144 países afectados y el número de muertos iba en ascenso.

¿Cómo nos enfermamos de COVID-19?

Todo comienza con el ingreso del virus a nuestro cuerpo, a través de nuestro tracto respiratorio cuando nos exponemos a partículas virales presentes en el aire o ingresamos a nuestra boca objetos contaminados con este agente, también el contacto físico de persona a persona ha sido uno de los medios más importantes de contagio. Una vez que el virus ha ingresado a nuestro cuerpo busca unos receptores proteicos que son como antenas en la superficie de nuestras células, estas proteínas se llaman ACE-2 (enzima convertidora de angiotensina 2) y se unen a la proteína “S” (spike protein) del virus, esta proteína es la encargada de darle la forma característica del virus, los picos o espículas. Las proteínas ACE-2 se encuentran en varias partes de nuestro cuerpo como lo son el sistema respiratorio, la cavidad oral, así como en el tracto intestinal.

Después de que el virus ingresa a nuestras células, libera su material genético (RNA), se apropia de nuestras maquinarias para hacer proteínas para hacer las suyas y así formar nuevos virus, los cuales comienzan a infectar nuevas células, las partículas virales comienzan a diseminarse a través de todo el cuerpo y comenzamos a presentar los síntomas propios de la infección.

¿Cómo responde nuestro cuerpo cuanto tenemos COVID?

Al tener una infección activa por COVID-19, nuestro sistema inmune activa un primer mecanismo de respuesta llamado “inmunidad innata” la cual genera una gran cantidad de moléculas que causan inflamación como la interleucina 6 o IL-6. Si hay una respuesta descontrolada de nuestro cuerpo, podemos experimentar algo llamado “tormenta de citocinas” lo cual daña a nuestras células porque se provoca una grave respuesta inflamatoria.

En la segunda etapa de nuestra respuesta inmune, también llamada inmunidad “adaptativa” participan dos protagonistas muy importantes: los linfocitos B y los linfocitos T.

Los linfocitos B son células de defensa que se encargan de producir proteínas especiales que van a combatir a los virus, estas proteínas especiales se llaman anticuerpos. Por su parte los linfocitos T se encargan de erradicar a las células infectadas para evitar la propagación de la infección.

Una vez que la batalla ha terminado, los linfocitos B y T, desarrollan algo llamado “memoria inmunológica” para que la próxima vez que el virus intente ingresar al cuerpo, puedan reconocerlo y erradicarlo. Esta protección dura varios meses, sin embargo no es lo suficientemente fuerte como para protegernos durante una largo plazo ante futuras infecciones, por lo que se recomienda la vacunación para reforzar este mecanismo.

Cuando una persona se ha infectado naturalmente por el virus adquiere la “inmunidad natural” y si este se vacuna adquiere la “inmunidad inducida”, pero si tiene ambas inmunidades se le conoce como “inmunidad híbrida” la cual es una protección más potente pero no permanente, por lo que, después de un tiempo estaremos nuevamente susceptibles a infectarnos por las nuevas variantes del virus.

¿Quiénes tienen mayor probabilidad de tener reinfecciones por COVID-19?

Las personas con mayor riesgo de adquirir reinfecciones por COVID-19, son aquellas que tienen contacto directo con los pacientes (personal de salud)  y personas con comorbilidades, como los pacientes diabéticos, personas inmunosuprimidas, personas sin vacunación y pacientes de la tercera edad.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.