Los astrofísicos ponen de cabeza al Big Bang y plantean un nuevo modelo que explica el origen del universo

Un equipo destacado de astrofísicos afirma que la inflación cósmica puede descartarse.

Un nuevo estudio publicado por científicos de las universidades de Cambridge, la Universidad de Trento y la Universidad de Harvard, podría cambiar varios aspectos importantes sobre nuestra compresión de los orígenes del universo. La mayor parte de la comunidad científica hoy en día acepta la teoría del Big Bang, pero ¿cómo fue realmente el comienzo del universo?

En una investigación publicada recientemente en The Astrophysical Journal Letters, sugiere la posibilidad de que el universo haya tenido sus orígenes con un «Gran Rebote» y no con la inflación que describe el reconocido modelo inflacionario, una teoría de la expansión exponencial del espacio en el universo primitivo. El equipo de astrofísicos afirma que existe una señal clara e inequívoca en el cosmos que podría eliminar la inflación como posibilidad.

¿Qué es la inflación cósmica?

El modelo inflacionario básicamente nos dice que nuestro universo surgió hace unos 13.800 millones de años a partir de un llamado «estado inicial» en el cual poseía un volumen infinitesimal (muy pequeño) y una densidad divergente de materia y energía. También describe una brutal expansion durante los primeros instantes del cosmos. Cabe destacar que la teoría inflacionaria es una de las principales bases del Big Bang, o más bien, es a esta teoría a la que se refieren cuando los físicos hablan del «Big Bang».

El «Gran Rebote» podría reemplazar al Big Bang.

En el artículo, el astrofísico, Sunny Vagnozzi, quién representa a la Universidad de Trento y la Universidad de Cambridge, junto con el investigador Avi Loeb, de la Universidad de Harvard, expusieron en un comunicado de prensa: «Argumentamos que una detección del fondo cósmico gravitones (CGB), la radiación reliquia de los gravitones que se desacoplan alrededor del tiempo de Planck, descartaría el paradigma inflacionario, ya que los modelos inflacionarios realistas diluirían el CGB a un nivel inobservable».

Dando a entender que el hecho de detectar esta radiación, invalida la posibilidad de una inflación exponencial del espacio-tiempo hasta existir, lo cual a su vez pone en jaque al Big Bang, pues esta teoría no permite la existencia del CGB. Entonces, el descubrimiento de CGB en definitiva, descartaría la inflación cósmica.

Especifican de igual manera que no es una señal fácil de detectar, pero que se puede lograr con un mayor desarrollo tecnológico y científico. Con la inflación a un lado, los investigadores creen que el origen del universo pudo ser el resultado de un proceso cosmológico anterior, el llamado «Gran Rebote». No obstante, el mismo Vagnozzi argumenta que esta teoría puede ser errónea, aun descartando «los modelos inflacionarios individuales».

«La inflación se teorizó para explicar varios problemas de ajuste fino del llamado modelo del Big Bang caliente», afirma el primer autor del artículo, el Dr. Sunny Vagnozzi, del Instituto Kavli de Cosmología de Cambridge, que ahora trabaja en la Universidad de Trento. «También explica el origen de la estructura en nuestro Universo como resultado de las fluctuaciones cuánticas”.

«Sin embargo, la gran flexibilidad que muestran los posibles modelos de la inflación cósmica, que abarcan un panorama ilimitado de resultados cosmológicos, hace temer que la inflación cósmica no sea falsable, incluso si se pueden descartar modelos inflacionarios individuales. ¿Es posible, en principio, poner a prueba la inflación cósmica de forma independiente del modelo?».

Los autores sostienen que, si se detectara el CGB, claramente se descartaría la inflación cósmica, que no permite su existencia. Ahora es muy temprano ya que su detección requiere una tecnología avanzada, pero sostienen que en un futuro esto podría cambiar y esta señal podría estar a nuestro alcance.

Si bien, esta es una idea interesante que discrepa muchos puntos con la teoría del Big Bang, aún tiene un largo camino por recorrer. El Big Bang hoy en día es una teoría sólida, con muchos defensores y una larga lista de pruebas que la sostienen. Sin embargo, la historia nos ha demostrado que por más seguros que creamos estar, en algún punto nos equivocamos, y este podría ser el primer hueco que seguramente generará mucho debate en la comunidad científica.

El artículo se ha publicado en la revista The Astrophysical Journal Letters.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.