Cómo identificar un tanque de gas en mal estado: Las señales para prevenir accidentes

El suministro de gas se ha vuelto un problema en las ciudades, debido a las grandes cantidades que demanda la población, al igual que, las malas prácticas y órganos encargados de la regulación de los cilindros.

Una alternativa en el mercado para sustituir el tradicional suministro del hidrocarburo en cilindros, es a través de la instalación de tuberías para el abastecimiento de gas natural, modalidad que ha estado presente en el mercado durante años.

El gas natural se obtiene de diferentes tipos de gases, principalmente el metano. Se abastece a través de gasoductos de acero y funciona con un servicio continuo, por lo que el consumidor pagará lo que marque un medidor (como el de la luz y el agua.

Sin embargo, el gas natural no ha logrado desplazar a los tradicionales repartidores de los tanques. Esto en buena medida es, debido a las zonas donde se complica la instalación de gas natural, pero también, en las creencias de las personas, quienes consideran esta fuente de energía como insegura.

¿Qué es el gas LP?

El Gas LP es un hidrocarburo que se obtiene de la mezcla de gases licuados y disueltos en el petróleo, por esta razón se llama Gas Licuado del Petróleo. Usar esta fuente de energía definitivamente tiene pros y contras.

La mayor ventaja que existe en torno a este hidrocarburo tiene que ver con la accesibilidad de su venta, que, es a través de cilindros intercambiables, llega a zonas de difícil acceso  (ya que no requiere de tubería), genera 2.5 veces más calor que el gas natural, al igual que, hay mayor oferta en el mercado de aparatos que sean compatibles con el licuado de petróleo.

Este hidrocarburo a pesar de ser la fuente de energía preferida por los usuarios, también cuenta con considerables desventajas, que incluso, ha generado que las personas busquen fuentes alternas de energía.

Dentro de las principales desventajas destacan que, el gas LP no es amigable con el ambiente, por lo que el grado de contaminación es alta.

La segunda tiene que ver con la seguridad de los cilindros, ya que en los últimos años se han presentado explosiones de los mismos, los cuales se presumen, se encontraban en mal estado.

Es por eso que te dejaremos una guía rápida para saber revisar el cilindro de gas LP que colocan los operadores en tu hogar y, de esta forma saber si se encuentra en buen estado.

¿Cómo revisar el cilindro del gas LP?

Lo primero que debes de saber es que estos cilindros están elaborados con acero o una aleación de aluminio que después de recubre parcial o totalmente con una resina plástica reforzada con fibra, por lo que, a pesar de ser tan resistentes, la corrosión por agentes físicos y químicos puede aparecer con el paso del tiempo, al igual que las fugas.

Es importante que antes de pagar verifiques que:

  1. El cilindro no presente golpes, abolladuras.
  2. Deberá de contar un sello de garantía del proveedor
  3. Las válvulas del cilindro deben estar en perfecto estado
  4. La pintura del tanque debe ser uniforme
  5. La parte inferior (la que da al piso) no se encuentre oxidada

Una vez que te aseguraste de haber adquirido un tanque en perfecto estado, es importante que verifiques una correcta colocación, previniendo posibles fugas. Para esto puedes realizar una mezcla de detergente líquido o en polvo disuelta en un poco de agua potable y colocarla en las llaves de paso.

Si se presenta una formación de burbujas es mejor cerrar la llave del paso. Esta reacción advierte a los usuarios de una posible fuga, ya que el gas está quedando encapsulado en las parades del detergente. En este caso, lo mejor será  llamar a los servicios de emergencia 911, o a la estación central de bomberos 5768 3700.

La Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil recomienda  revisar los cilindros de gas por lo menos cada seis meses y después de que ocurra un sismo, ya que las fugas de gas son el detonante principal de flamazos, explosiones, incendios, e intoxicaciones.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.