Cómo eliminar el óxido de las monedas: trucos infalibles para dejarlas relucientes

Elimina el óxido de las monedas.

Las monedas oxidadas son un problema bastante común, ya sea porque son viejas o simplemente se han dañado con el paso del tiempo y del uso. Por otro lado, puede ser que tengas una gran bolsa de monedas coleccionadas, pero ahora están totalmente cubiertas de óxido, si ese es tu caso, te tengo a solución. Afortunadamente existen ciertos métodos que acabarán con todo tipo de corrosión y suciedad que cubra a las monedas. Si quieres saber cuáles estas soluciones quédate, porque a continuación, te digo tres trucos infalibles para terminar con el óxido de las monedas fácilmente y queden relucientes.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio podría ser una de las mejores soluciones para eliminar el óxido de las monedas dañadas. Para esto solamente necesitaras un poco de este polvo y un cepillo dientes para tallar la superficie. El procedimiento es sencillo; humedece la moneda con agua fría para después verter bicarbonato de sodio encima de la moneda, una vez hecho esto talla con el cepillo para limpiarla, verás cómo el óxido se irá desprendiendo de la moneda con facilidad. Por último, enjuaga y seca muy bien. Notarás que la moneda quedará reluciente gracias a las propiedades abrasivas del bicarbonato.

Acetona

La acetona será sumamente funcional para acabar con el óxido de las monedas. El procedimiento es simple pero eficaz, solamente tendrás que verter este líquido en un vaso de vidrio para después incorporar cada una de las monedas y dejar reposar por unos cinco minutos, después limpia y seca. Así de fácil las monedas quedarán libres de todo tipo de resto de óxido.

Aceite mineral

Otra de las sustancias que serán ideales para acabar con el óxido es el aceite mineral, ya que este tipo de aceites contienen oligoelementos que aflojarán la suciedad y la corrosión que se encuentra en las monedas de metal dañadas. Aunque este procedimiento es el más tardado de la lista, promete eliminar hasta el último fragmento de suciedad que se encuentre.

Para llevar a cabo este procedimiento deberás de verter aceite en un vaso (de preferencia uno de plástico) para introducir las monedas y dejar reposar por algunos días. Pasado este periodo debes de limpiar con bicarbonato de sodio y agua fría, talla muy bien hasta eliminar todo tipo de suciedad. Por último, seca y las monedas estarán listas.

Cómo evitar que las monedas se oxiden

Ahora que conoces cómo puedes eliminar el óxido de las monedas, es adecuado saber cómo evitar el problema en primer lugar y asegurarse de que esto no vuelva a suceder. Para esto, el sitio web de Jenolite da las siguientes recomendaciones:

  • Todas sus monedas deben manipularse correctamente sosteniéndolas por el borde y evitando que entren en contacto directo con la cara o el dorso de la moneda con las manos.
  • Use guantes de algodón o polietileno cuando manipule estas monedas, para evitar que entren en contacto con cualquier cosa dañina en sus manos.
  • Guarde correctamente sus monedas en soportes, carpetas o estuches para evitar que los arañazos, la humedad o la luz solar las dañen.

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.