Esta es la manera correcta de limpiar tus oídos sin hacerles daño

La limpieza de los oídos es una práctica de higiene personal realmente muy extendida, la mayoría de las personas lo realizan con cotonetes o hisopos de algodón con el objetivo de retirar la cera (cerilla o cerumen) del canal auditivo, sin embargo, hay ciertas cuestiones que es indispensable tomar en cuenta a la hora de realizar esto, ya que podrías dañar tus oídos de manera importante.

¿Por qué tengo cera y cuál es su función?

El cerumen es una sustancia que produce nuestro cuerpo de manera completamente normal que, al contrario de lo que se piensa, es necesaria para la autolimpieza, protección y lubricación de nuestros oídos.

Esta actúa como una especie de barrera para que la suciedad, el polvo y otras partículas pequeñas (incluyendo insectos) se adhieran al cerumen, evitando que estas ingresen o penetren más profundamente a nuestro oído y ocasionen daños, como el surgimiento de alguna infección.

Además, este proceso está tan bien controlado que incluye la renovación de cera nueva por vieja y la propia eliminación de esta última de nuestros oídos, es decir, su cuerpo tiene la capacidad de lidiar con la cera que ya no necesita.

Nos describe la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología–Cirugía de Cabeza y Cuello que la masticación, el movimiento de la mandíbula y el crecimiento de piel en el canal auditivo ayudan a mover la cera vieja desde el interior hasta la abertura del oído, donde luego se desprende o se elimina cuando nos bañamos.

Entonces… ¿Cuál es la manera correcta de limpiar tus oídos?

Lo primero es comprender qué es lo que no se debe hacer para así evitar una mala práctica a la hora de la limpieza de sus oídos y con ello prevenir los posibles daños en su salud.

¿Qué se debe de evitar durante la limpieza de los oídos?

Dos malas prácticas se deben evitar.

La Academia Estadounidense de Otorrinolaringología–Cirugía de Cabeza y Cuello, junto con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades nos indican que NO debería intentar sacar la cera del interior de sus oídos.

Pese a que esto se interpreta como una cuestión de suciedad, la realidad es que la cera de canal auditivo y oído interno (donde no puede ingresar con su dedo, pero sí con un hisopo) tiene un propósito muy importante en el cuerpo, por lo tanto, la forma en que limpia sus oídos y retira esta sustancia puede afectar su salud.

Por otra parte, no es recomendable utilizar hisopos o cotonetes de algodón para limpiar el interior de sus oídos (donde no puede ingresar con su dedo, pero sí con un hisopo), puesto que introducir estos artículos en realidad no conduce a retirar la cera, sino a compactarla e introducir aún más.

«Es posible que vea que sale un poco de cerumen en un hisopo de algodón, una horquilla, un clip u otro elemento que coloque en el canal auditivo, pero en realidad solo está empujando el cerumen hacia el oído, lo que puede causar problemas», nos explica la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología–Cirugía de Cabeza y Cuello.

De esta manera, usted debe evitar introducir en el canal auditivo cualquier objeto, como hisopos o cotonetes de algodón, lápices, clips papel o llaves.  Poner cosas en los oídos los irrita, puede lesionarlos haciendo un agujero en el tímpano, cortando o raspando la piel del canal auditivo, o incluso causando una infección de oído.

¿Qué sí es recomendable hacer para limpiar sus oídos?

  • Limpiar tu oído externo, parte visible que tenemos a ambos lados de la cabeza y que comúnmente denominamos orejas.
  • Lo más recomendable es hacerlo con tus propias manos a la hora del baño. El tamaño de tus dedos es óptimo para su limpieza.
  • Solo necesitas enjabonar un poco tus manos y limpiar tu oído externo para eliminar la suciedad y restos de cera vieja que posiblemente esté en la abertura del oído.
  • Si es de tu agrado, también puedes hacer esto envolviendo tu dedo en un paño húmedo, recuerda, el objetivo es limpiar el odio externo.
  • Podrías utilizar los hisopos o cotonetes, pero solo para limpiar el oído externo de la misma forma que lo harías con tus dedos.
  • Indispensable evitar ingresar al canal auditivo cualquier tipo de objeto.

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.