Cómo lavar y desinfectar el brócoli: El truco definitivo para que el alimento sea seguro al consumirlo

El brócoli es una verdura bastante nutritiva que se ocupa en la cocina como un acompañante de diversas comidas, es preferido de entre muchos por su facilidad de empleo y la gran versatilidad de preparación.

Como sucede con la mayoría de las frutas y verduras, antes de su consumo estos deben de pasar por un proceso de limpieza e incluso desinfección para que sea un alimento seguro de ingerir, esto es especialmente necesario en este tipo de alimentos que no contienen una envoltura natural (cáscara).

Debido a que estos son productos vegetales y no contienen una cáscara que los pueda proteger (como el plátano o naranja), están expuestos de manera directa a la contaminación por cierto tipo de insectos (como orugas) e incluso microorganismos patógenos que pueden ser dañinos para nuestra salud.

Por esto es indispensable que antes de consumir brócoli se opte por realizar tanto limpieza como desinfección, esto resulta especialmente importante si el vegetal se consume crudo. Aquí te describimos cuál es la mejor forma de realizar esto para que el brócoli sea seguro para ingerir.

Cómo lavar y desinfectar el brócoli para que sea un alimento seguro para su consumo

Para el lavado siga las siguientes instrucciones:

  • Para prolongar la vida útil del brócoli es preferible lavarlo justo antes de usarlo.
  • Puede optar simplemente por enjuagarlo bajo el chorro de agua. Para ello únicamente debe poner el brócoli en un colador y colocarlo al chorro de agua, cuidando de levantar cada flor, así como frotar flores y tallos con sus manos para que el agua arrastre cierta parte de la suciedad y posibles orugas que pueda tener.
  • Otra opción es colocarlo el brócoli en un recipiente lo suficientemente grande para que lo cubra por completo, llenar el envase con una mezcla de ¼ de vinagre blanco con ¾ de agua y sumergir sus vegetales durante 15 a 20 minutos. Revuelva el brócoli con la mezcla de agua y vinagre varias veces para que la suciedad se desprenda más fácilmente. Una vez pasado el tiempo retire el brócoli de la solución y enjuague perfectamente bajo el chorro de agua como se explicó anteriormente.
  • Una última opción, sobre todo en los casos de brócolis orgánicos o que han sido cultivados por usted mismo, se recomienda hacer lo mismo que en el paso anterior, pero en lugar de vinagre, debe agregar 1 cucharada de sal por cada litro de agua fría.

Una vez que termine este proceso no olvide limpiar y desinfectar perfectamente las superficies que tuvieron contacto con el agua o con el alimento.

Recuerde que el proceso de lavado puede arrastrar cierta suciedad o posibles orugas que tenga en la superficie del brócoli, sin embargo, esto no es suficiente para desinfectar, es decir, deshacernos de la mayoría de los microorganismos que son invisibles para nosotros.

Para ello requiere un proceso de desinfección, esto es especialmente importante si usted consumirá el brócoli crudo. Se recomienda seguir las siguientes recomendaciones:

  • Lo más recomendable es utilizar un producto que sea fabricado especialmente para desinfectar frutas y verduras, en el mercado existen muchas opciones de microbicidas, uno de los más populares son las gotas para desinfectar, o incluso ciertos tipos de cloro comerciale pueden servir para esto, asegúrese de que su etiqueta lo indique. En todos los casos, siga las instrucciones del producto al pie de la letra.

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.