Los astrónomos acaban de descubrir dos supertierras, y una podría ser habitable

Los astrónomos han descubierto un gemelo potencial de la Tierra. (Crédito de la imagen: Shutterstock).

Los astrónomos han hecho un descubierto emocionante, un sistema estelar ubicado a 100 años luz, podría albergar al menos un mundo habitable. Un equipo internacional de investigación, en el que participan la Universidad de Berna y el Centro Nacional de Competencia en Investigación (NCCR) PlanetS, ha descubierto dos exoplanetas «supertierras», y uno de ellos está situado en la zona habitable.

Esto es muy emocionante dado que, de los más de 5 mil exoplanetas descubiertos hasta ahora, solo unos cuantos se encuentran cómodamente a una distancia de su estrella donde se cree que podrían ser habitables. Generalmente son muy calientes o fríos, además de que la mayoría son gaseosos.

Sin embargo, en esta oportunidad los dos son mundos rocosos, probablemente de composición similar al de la Tierra, con un tamaño del 30 al 40% más grandes que nuestro planeta. Por esta razón mencionada, los científicos lo llaman como “super-Tierras”. Uno de ellos es un tanto más especial ya que recibe casi la misma cantidad de radiación estelar que la Tierra recibe del Sol y, por lo tanto, podría tener agua líquida en su superficie.

Otra razón por la que este descubrimiento es significativo es que los planetas terrestres relativamente pequeños, como nuestra Tierra, son difíciles de detectar. De por sí cualquier exoplaneta es muy complicado detectar debido a que brillo es extremadamente bajo en comparación con su estrella progenitora.

El sistema planetario fue descubierto con la ayuda del telescopio espacial TESS de la NASA, se hizo el año pasado cuando detectó a la estrella TOI-4306 y a uno de los exoplanetas. Más recientemente los investigadores usaron telescopios terrestres sensibles al infrarrojo cercano combinados del consorcio SPECULOOS donde confirmaron el exoplaneta previo además de toparse con uno más que sorpresivamente es uno potencialmente habitable. Se realizó mediante el llamado método de tránsito, en el que el telescopio monitoriza el brillo de la estrella, buscando ligeras atenuaciones que podrían ser causadas por planetas que pasan por delante de la estrella.

«Utilizando la combinación de telescopios terrestres sensibles al infrarrojo cercano del consorcio SPECULOOS -incluido el telescopio SAINT-EX, dirigido por Berna, en México-, no solo pudimos confirmar y caracterizar el planeta candidato que TESS había detectado, sino que también descubrimos un segundo planeta bastante especial, desconocido hasta entonces», dijo en un comunicado el coautor del estudio, el profesor de Astrofísica de la Universidad de Berna y miembro del NCCR PlanetS, Brice-Olivier Demory.

Vale la pena aclarar que sea potencialmente habitable, no garantiza que existan ecosistemas como en nuestro planeta. La atmósfera también es muy importante, ya que es probable que esté cubierto de densas nubes lo que haría que sea muy caliente a pesar de estar a una distancia moderada de su estrella. Por ejemplo, Venus es un infierno a pesar de encontrarse cerca de la zona habitable.

Por tanto, mucho depende de la presencia y composición de una posible atmósfera: «Para poder responder si este planeta puede efectivamente albergar agua líquida en su superficie o no, necesitamos saber más sobre él. Esto requiere observaciones detalladas, por ejemplo, con el telescopio espacial James Webb», dijo el coautor del estudio, el Dr. Robert Wells de la Universidad de Berna y NCCR PlanetS.

Los hallazgos se publicaron en Astronomy & Astrophysics.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.