La intrigante razón por la que las colibríes hembras se disfrazan de macho, según un estudio

Los colibríes son de las especies de aves que el ser humano considera más bonito y su distribución se limita al contienen americano.

Lamentablemente es una especie que va en declive a raíz del cambio climático, adelantando o retrasando sus migraciones, lo que se ve directamente relacionado con la ausencia de su comida, afectando así a gran número de individuos en la población.

Otro factor al que se enfrentan estas pequeñas aves, es la urbanización, dificultando cada vez más su libertad de vuelo y provocando la muerte anual de cientos de ejemplares que chocan contra grandes estructuras o edificios.

Estas aves son contempladas como uno de los animales con mayor iridiscencia, la causante del variado color de sus plumas, que en realidad es generado por un efecto óptico, haciendo que se perciba diferente el color de acuerdo al ángulo de observación.

Otra de las características representativas dentro de la especie es que presentan polimorfismo, esto quiere decir que en la misma especie pueden existir 2 o más características físicas diferenciadas (fenotipo).

Los colibríes jacobinos son conocidos por su amplia distribución a lo largo del continente americano y el macho, suele presentar (como en la mayoría de las aves) un plumaje más colorido que las hembras.

De acuerdo a un trabajo publicado en la prestigiosa revista Royal Society, «Proceedings B», las hembras de colibríes se mimetizan (disfrazan) de machos para competir con el néctar.

En la especie de colibríes jacobino de cuello blanco (Florisuga mellivora), los machos y aproximadamente el 20% de las hembras cuentan con un tipo específico de plumaje ornamentado (adornado); mientras el 80 % restante de las colibríes no presentan esta adaptación.

Es interesante ver como esta parte de la población crece imitando las características físicas de los machos. La explicación que han podido deducir los científicos para este comportamiento es que, mediante la implementación de esta especie de camuflaje, los machos no las atacan tan fácilmente.

Se llegó a esta conclusión, después de una larga investigación y un conjunto de trabajos realizados con anterioridad. Las hembras andocromas se benefician al tener una reducción de acoso social, una conducta característica de esta especie y de muchas otras dentro del reino animal.

Durante la investigación se midieron los rasgos morfológicos, fisiológicos y de comportamiento que se relacionan con el potencial de retención de recursos (RHP), esto quiere decir, la capacidad que tiene un individuo dentro de una población para competir por alimento (en este caso), espacio o reproducción.

Viendo que no había cambios significativos en el 80% de las hembras, pero si había un aumento de RHP en los machos; este aumento a la accesibilidad de recursos tiene que ver con el comportamiento.

La investigación fue dirigida por Jay Falk, del departamento de biología de la Universidad de Washington, concluyendo que, de esta forma, las hembras que se mimetizan como los machos más agresivos, tienen mayor acceso a estos recursos.

También se específico que la imitación se ve limitada ha aspectos físicos del plumaje, con el único fin de supervivencia.

Para más información, consultar: Royal Society, Proceedings B.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.