Qué frutas y verduras son buenas para los diabéticos

La diabetes es una enfermedad crónica, lo que quiere decir que es un problema de salud a largo plazo, que se presenta cuando los niveles de glucosa en sangre son muy altos derivado de una deficiencia o alteración en la producción o uso de la insulina.

La insulina es una hormona que produce el páncreas necesaria para que la glucosa obtenida de los alimentos ingrese desde la sangre a las células para usarse como energía. Cuando no hay suficiente insulina o las células dejan de responder a la insulina, queda demasiada azúcar en el torrente sanguíneo y, con el tiempo, esto puede causar problemas de salud graves.

A pesar de esto, afortunadamente la diabetes es controlable, y cuando es bien tratada los pacientes pueden alcanzar una buena calidad de vida, el tratamiento se basa en tres cuestiones:

  • Tomar el medicamento prescrito por su médico tratante.
  • Mantenerse físicamente activo.
  • Realizar una dieta adecuada que le aporte los nutrientes necesarios a la vez que le ayuda a mantener los niveles de azúcar dentro del margen de normalidad.

Los tres puntos son esenciales para el control de la diabetes y para prevenir o retrasar las múltiples complicaciones de esta afección, tales como enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, enfermedad de los riñones, ceguera, daño en los nervios y amputación de un miembro inferior.

En cuanto a la dieta, es cierto que esta dependerá de cada persona y los hábitos de vida que tenga, aunque para los diabéticos se debe tomar en cuanta un consumo moderado o mínimo de carbohidratos, ya que estos tienen un efecto directo en el nivel de azúcar de la sangre.

Para este efecto los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejan limitar el consumo de alimentos ultraprocesados, sobre todo aquellos con azúcares agregados como refrescos, dulces, leches saborizadas, galletas, pan, cereales saborizados y endulzados, etc.

En realidad hay muchas cuestiones por considerar, en cuanto a las frutas y verduras, estos alimentos tienen un aporte muy importante de vitaminas, minerales y fibra, por lo cual no se debe prescindir de su consumo, pero sí necesita preferir algunos que son más saludables para usted, por lo cual los CDC recomiendan:

Prefiera verduras sin almidón

Durante la digestión la estructura del almidón de los alimentos se rompe en moléculas de glucosa, por lo cual, el consumo de verduras que tiene un gran aporte de este componente debe de limitarse.

  • Limite el consumo de: Papas, maíz, camote, calabaza bellota, calabaza tipo “butternut” (calabacita amarilla), calabaza o zapallo, ñame, yuca o similares.
  • Prefiera verduras sin almidón como: Espárragos, brócoli, zanahorias, apio, ejotes verdes, lechuga, rábanos, espinacas, tomates, calabacín (calabaza verde en México), chiles o ajíes, nopales, repollo (col), berenjena, coliflor, jícama, pimientos, tomate, pepino (estos dos últimos se añaden aquí por conveniencia), etc.

En cuanto a las frutas…

La mayoría de las frutas tienen un aporte importante de carbohidratos, pero es preferible consumir estos alimentos que aportan otros nutrientes (como vitaminas y minerales) que ingerir carbohidratos de alimentos ultraprocesados con azúcares añadidos. De esta manera se recomienda:

  • Evitar consumir frutas deshidratadas o en lata
  • Evitar consumir jugos de fruta, tienen un contenido de azúcar alto
  • Consumir frutas frescas en las raciones recomendadas

No exceda el consumo de carbohidratos mediante las frutas

Se estima que en promedio una persona diabética requiere de 3 a 4 raciones de estos nutrientes al día (una ración equivale a 15 gramos de carbohidratos), aunque esto podría depender de varios factores que un especialista en nutrición tiene la facultad de especificar. De este modo, tome en cuenta que una ración de carbohidratos equivale a:

  • Un plátano muy pequeño
  • Una manzana, naranja, mandarina y pera mediana
  • Una taza de melón en cubos
  • 17 uvas pequeñas
  • 1 taza de fresas enteras

Recuerde que las frutas son necesarias en porciones adecuadas, puede buscar el aporte de carbohidrato de cada una de ellas y basarse en él, de ser posible es preferible que consulte a un especialista en nutrición que podrá guiarlo en este proceso.

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.