Moscas quebrantahuesos, que se alimentan de carne, reaparecen luego de dos siglos

Las moscas tienen una amplia distribución por lo que las encontramos en todo el mundo, algunas especies son más conocidas que otras y esto tiene que ver con sus hábitos y la excelente adaptación que han logrado desarrollar en lugares urbanizados.

Entre las más comunes se encuentran las moscas de mayo, de la fruta y del vinagre, por mencionar algunas; pero definitivamente la especie que se describirá a continuación no es de las más populares, al contrario, es peculiarmente inusual.

Las moscas son insectos que suelen generar molestia para la mayoría de las personas por qué se relacionan con suciedad, sintiéndose atraídas por nuestra comida o aromas del entorno, dónde deciden postrarse. Pero en este caso lo que provocó este insecto fue asombro, pues se logró ver un avistamiento de moscas carnívoras pertenecientes a la especie Thyreophora cynophila.

Esta especie es comúnmente conocida como saltadora de huesos y lo que hace sorprendente este encuentro es que se creía extinta desde 1836; aunque fue redescubierta en el año 2009 en el Parque Natural de la Sierra de Cebollera en La Rioja, España, no se ha visto gran presencia de ella.

Thyreophora cynophila fue descrita por primera vez en el año 1798 por el médico y entomólogo alemán, Georg Wolfgang Franz Panzer, quien la nombró en este idioma como Hundefliege (Musca cynophila), que significa “mosca perro”, animal sobre el cual fue encontrada.

Otra popular forma de llamarla es quebrantahuesos, nombre que es adquirido al compartir un rasgo físico parecido con un ave rapaz (Gypaetus barbatus), ambos animales tienen el mismo color en la cabeza; pues la mayor característica de esta mosca es la peculiar forma y color anaranjado brillante que tiene en el área cefálica.

Son organismos aproximadamente de 10 mm de largo, su cuerpo es de color azul metálico, tono característico de las moscas y sus alas cuentan con unas pequeñas manchas negras. Su área de distribución se limitaba a Alemania, Austria y Francia; siendo este último país donde se logró volver a ver.

Se le asocia a lugares con presencia de cadáveres de animales, donde los huesos suelen estar expuestos.

El avistamiento de esta mosca ha generado una señal de alarma en el sur de Francia. De acuerdo a un comunicado emitido por el Parque Nacional de los Pirineos de este país, en febrero del presente año, durante la inspección sanitaria en el Valle de Ossau, un guardabosque se percató de la presencia de un gran número de moscas carnívoras sobre los restos de un cadáver de jabalí que yacía sobre la nieve, el evento tuvo lugar a una altura de 1,700 metros sobre el nivel del mar (snm).

Este tipo de moscas, a diferencia de las convencionales o a los que estamos acostumbrados, tienen una mayor actividad en invierno, siendo esta época del año la más beneficiosa para ellas, pues es cuando sus larvas se pueden alimentar de los animales en descomposición sobre el suelo helado, los cuales son su principal fuente de alimento, en su mayoría, mamíferos.

En el comunicado se hace una invitación a la población para reportar los avistamientos de esta mosca.

Todos los detalles: Parc National des Pyrénées

Comparte ciencia, comparte conocimiento.