¿Por qué se produce el llanto sin lágrimas en los recién nacidos?

¿Por qué se produce el llanto sin lágrimas en los recién nacidos ?

Llorar es una reacción natural del cuerpo que se hace presente en todas las edades y en diferentes situaciones. Podemos relacionar las lágrimas a un proceso fisiológico así como a una respuesta emocional.

Si has percatado que tu bebé llora sin lágrimas, no te alarmes es completamente normal pero solo durante las primeras semanas de vida. A lo largo de este artículo te informarás sobre los motivos de la falta de lágrimas en los bebés, hasta que tiempo deja de ser sano, que sucede si hay un exceso de lágrimas y  como funcionan las glándulas lagrimales.

El motivo de este fenómeno se debe a que los conductos lagrimales en un recién nacido aún no se han desarrollado por completo, es decir, aún no es capaz de producir lágrimas suficientes. Pero este suceso solo ocurrirá durante un par de meses, por lo común entre cuatro a cinco semanas posteriormente las lágrimas se harán presentes, sin embargo se han registrado casos de recién nacidos que han expulsado lágrimas después de dos semanas de vida. Se debe tener en cuenta que cada bebé es único y suelen desarrollarse de forma diferente.

Si al paso de las semanas aún no brotan lágrimas en el bebé se recomienda llevarlo al pediatra para ser examinado. Esta ausencia puede ser por dos causas, una de ellas se debe a los conductos lagrimales obstruidos, ocasionando que las lágrimas producidas queden en el ojo y salgan, en lugar de ser drenadas, cuando esto ocurre se genera una secreción pegajosa color amarillenta, infecciones o conjuntivitis. Por otro lado la causante puede ser la deshidratación.

Las glándulas lagrimales se ubican en cada globo ocular, forman parte de un sistema dónde son las encargadas de suministrar y producir continuamente lágrimas, esté líquido tiene como principal objetivo lubricar, nutrir el epitelio, distribuir oxígeno, proteger y limpiar la superficie de los ojos de residuos, bacterias y cuerpos extraños con el fin de evitar infecciones o daños.

Además de permitir a los párpados deslizarse a través de los globos oculares, un elemento esencial de la estructura ocular, hecho que solo se puede lograr gracias a la humedad en los ojos. En el caso de que exista un exceso de líquido esté se logra filtrar por medio de los conductos lagrimales hacía la nariz a la vez que cumple con la función de humectación nasal.

Las lágrimas se componen de 85% agua, glucosa, sodio, potasio y proteínas como la lisozima, la albúmina y la globulina. Se han catalogado en tres tipos que se diferencian entre sí por sus funciones o motivos:

Las lágrimas basales

Son aquellas que cumplen la función básica de mantener lubricados los ojos en todo momento y proteger la córnea de factores externos como cambios de temperatura.

Las lágrimas reflejas

Este tipo de lágrimas son producidas en mayor cantidad que las basales cuando hay una sensación de irritación en el ojo a causa de agresiones externas.

Las lágrimas sentimentales o psíquicas

Son aquellas producidas a causa de emociones como el dolor, el enojo, la tristeza o la felicidad.

En caso de dudas o problemas se recomienda ir al oftalmólogo para recibir un tratamiento adecuado.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.