Misteriosas señales que se repiten desde una galaxia lejana, mantienen desconcertados a los astrónomos

En el 2007 una ráfaga de radio rápida (FRB) fue captada por los astrónomos por primera vez. La fuente estos fenómenos es un misterio ya que en su mayoría se dan y nunca se repiten. Ahora se ha descubierto una segunda señal de este tipo, pero repetitiva, lo cual ofrece posibilidad de estudiarlas, aunque plantea nuevas preguntas.

Un equipo internacional de astrónomos ha encontrado el segundo ejemplo de una ráfaga de radio rápida (FRB) altamente activa y repetitiva con una fuente compacta de emisión de radio más débil pero persistente entre las ráfagas, informan en un comunicado de prensa. El descubrimiento plantea nuevas preguntas sobre la naturaleza de estos misteriosos objetos y también sobre su utilidad como herramientas para estudiar la naturaleza del espacio intergaláctico.

La nueva fuente denominada FRB 20190520B fue encontrado por el radiotelescopio esférico de quinientos metros de apertura (FAST) en China en mayo de 2019. Los científicos se dieron cuenta de los datos en noviembre del 2019 y desde entonces la tarea fue rastrear de donde viene y qué podría ser.

Concepción artística de una estrella de neutrones con un campo magnético ultrafuerte, llamado magnetar, que emite ondas de radio (rojo). (Crédito: Bill Saxton, NRAO/AUI/NSF).

Utilizaron el Karl G. Jansky Very Large Array (VLA) de la National Science Foundation y otros telescopios para estudiar el objeto, los científicos consiguieron en 2020 rastrear la fuente hasta una galaxia distante a casi 3.000 millones de años luz de la Tierra. Los estudios del VLA también permitió descubrir que el objeto emite constantemente ondas de radio más débiles entre las ráfagas.

Las FRB son extremadamente energéticas y como su mismo nombre lo dice «radio de ráfaga rápida», solo duran milisegundos. No son comunes, además de que la mayoría provienen de otras galaxias. Generalmente solo las detectamos una vez y nunca más se repite, lo que hace casi imposible rastrearlas y explicar su origen.

Según los investigadores, la reciente ráfaga de radio parece provenir de una fuente de radio persistente compacta, cuya naturaleza se desconoce. Algo familiar se descubrió en 2012, una famosa ráfaga de radio rápida de repetición llamada FRB 121102. ¿Son los que repiten diferentes de los que no lo hacen? Las diferencias entre estas abren la posibilidad de que en realidad sean de fuentes distintas.

«Estas características hacen que este se parezca mucho al primer FRB cuya posición fue determinada -también por el VLA- allá por 2016», dijo en un comunicado Casey Law, de Caltech. Ese desarrollo fue un gran avance, proporcionando la primera información sobre el entorno y la distancia de un FRB. Sin embargo, su combinación de estallidos repetidos y la emisión de radio persistente entre los estallidos, procedentes de una región compacta, diferenciaron el objeto de 2016, llamado FRB 121102, de todos los demás FRB conocidos, hasta ahora.

¿Cuál es su posible origen? Los principales candidatos a fuentes de FRB son las estrellas de neutrones superdensas que quedan después de que una estrella masiva explote como supernova, o las estrellas de neutrones con campos magnéticos ultrafuertes, llamadas magnetares.

«El campo de los FRB se está moviendo muy rápido en estos momentos y cada mes aparecen nuevos descubrimientos. Sin embargo, aún quedan grandes interrogantes, y este objeto nos está dando pistas desafiantes sobre esas preguntas», dijo Sarah Burke-Spolaor, de la Universidad de Virginia Occidental (WVU).

Los hallazgos aparecen en Nature.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.