La ciencia ha descubierto que el ser humano elige a sus amigos por el olfato

¿Cómo eliges a tus amigos? Es evidente que para que se forje una amistad entre las personas deben de existir distintas compatibilidades que se evalúan de forma individual. Esto puede ir desde lo más básico como la edad, la apariencia física, la vestimenta, la educación, los gustos, hasta cuestiones más complejas de personalidad, valores, religión, ideales, creencias, etc.

De esta manera, se podría pensar que una relación de amistad está mediada en su totalidad por cumplir las características y cualidades que cada individuo espera de las personas que conoce y que potencialmente pueden volverse sus amigos y, hasta cierto punto, esto resulta totalmente cierto. Sin embargo, esto no es lo único que influye a la hora de hacer amigos, un nuevo estudio publicado en la revista ScienceAdvances ha comprobado que el olfato juega un papel clave en los vínculos sociales.

Pero ¿Cómo podría el influir el olfato en si te haces (o no) amigo de alguien? Pues bien, resulta que, así como funciona en la naturaleza, en la cual se reconoce que distintos mamíferos terrestres se olfatean constantemente a sí mismos y entre ellos y, con base en ello, deciden quién es amigo o enemigo, los humanos también utilizan este sentido para discriminar una mayor compatibilidad entre las personas.

A todos nos ha pasado en ciertos momentos de nuestra vida que experimentamos un “clic” en una amistad no romántica, es decir, cuando hemos conocido a un perfecto extraño y, casi de inmediato, hemos sentido mucha compatibilidad con la persona y un sentido de unión inexplicable, que incluso nos ha causado mucha extrañeza, ya que normalmente las amistades se desarrollan lentamente con el tiempo.

Pues bien, son justo este tipo de relaciones con una química instantánea las que han hecho evidente que el olfato juega un papel vital para elegir un amigo. Según los autores del estudio, es evidente que existe este tipo de química social mediada por el olfato; aunque no lo hacemos de manera directa como los otros mamíferos, somos capaces de apreciar el olor corporal de los otros y, al igual que sucede con muchas otras características, buscamos compatibilidad, pero en este caso de manera inconsciente.

Es decir, los personas con olores corporales más similar al nuestro, tiene más probabilidad de convertirse en nuestros amigos. Para llegar a esta conclusión, los investigadores del estudio se propusieron evaluar el olor corporal de pares de amigos no románticos del mismo sexo que experimentaron el clic al conocerse y, al hacerlo, descubrieron que las calificaciones objetivas obtenidas con una nariz electrónica y las calificaciones subjetivas obtenidas de olfadores humanos independientes coincidieron en que los amigos huelen más parecidos entre sí que parejas aleatorias.

Al observar esto, quisieron saber si podían predecir la interacción social en la amistad, para ello reclutaron a completos extraños, evaluaron su olor corporal con la nariz electrónica y los involucraron en interacciones en parejas no verbales. Así, observaron que las parejas que olían más similar mostraron mayor compatibilidad e interacciones más positivas.

Esto podría explicarse, al menos en cierta parte, debido a que la evidencia nos indica que el olor corporal de un amigo y el propio inducen patrones similares de actividad cerebral, por su parte, la exposición al olor corporal de un extraño induce una respuesta cerebral de miedo límbico muy diferente. Lo que podría explicarnos el por qué buscamos o preferimos a extraños que tienen un olor similar al nuestro y, por tanto, más posibilidad de ser nuestros amigos.

Finalmente, concluyeron que las personas que tiene un olor corporal más similar entre sí tienen más probabilidad de llevarse bien y hacerse amigos. Lo que indica que la similitud en el olor corporal humano está relacionada con un mecanismo involucrado en la formación de amistades, y demuestra que sí hay química en la química social.

El estudio completo lo puedes consultar en: There is chemistry in social chemistry

Comparte ciencia, comparte conocimiento.